Detener la expansión agrícola para evitar nuevas pandemias

Coinciden muchos estudios. Un último análisis de la Universidad de Stanford advierte que si se siguen transformando hábitats naturales en tierras cultivables, esta pandemia no será la última.

Según el estudio, habrá nuevas pandemias si la expansión agrícola continúa quitando su hábitat a los animales salvajes.  El estudio de la Universidad de Stanford, publicado en Landscape Ecology, explica que la pérdida de bosques tropicales en Uganda pone a las personas en mayor riesgo de interacciones físicas con los primates salvajes y los virus que transportan. Esta investigación explica la aparición y propagación de enfermedades infecciosas de animales a humanos en otras partes del mundo, y sugiere posibles soluciones para frenar la tendencia.

El estudio destaca que la población humana ha convertido casi la mitad de las tierras del mundo en zonas cultivables. Los bosques tropicales son los que más han sufrido la deforestación, con algunas de las tasas más altas de conversión agrícola de las últimas décadas. En África, esto ha representado aproximadamente las tres cuartas partes de la pérdida reciente de bosques. Lo que queda, fuera de los parques y reservas protegidas, son pequeñas islas de bosque en un mar de tierras de cultivo y áreas donde las tierras de cultivo interfieren con áreas boscosas más grandes.

A diferencia de estudios previos que examinaron el tema principalmente desde un punto de vista ecológico, el estudio de Stanford es el primero en integrar factores ecológicos a nivel de paisaje con factores de comportamiento a nivel individual, y sopesar a la vez los riesgos para la salud humana. Descubrieron que los predictores más fuertes del contacto entre los primates y los humanos eran la extensión del límite del bosque alrededor de las casas de las personas y la frecuencia con que las personas se aventuraban en estas áreas boscosas para recolectar árboles pequeños para usarlos en la construcción.

Los investigadores advierten que esta interacción creciente entre animales y personas debido a la expansión agrícola representa una amenaza para la propagación de las infecciones de los primates salvajes a los humanos en todo el mundo. Como soluciones preventivas sugieren crear pequeñas zonas de protección, como granjas de árboles o deforestación controlada, en el entorno de los bosques donde viven los animales salvajes. Esas zonas alejarían la posibilidad de contactos humanos con animales salvajes.

Extractado de Tendencias 21

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades