Existe ahora una nueva bipolaridad tecnológica

El escenario internacional post-pandemia presenta muchos interrogantes pero arroja una certeza

8 junio, 2020

Por: Pascual Albanese (*)

Es el despliegue acelerado en la sociedad global de los cambios científicos y tecnológicos potenciados por los avances vertiginosos de la inteligencia artificial, eje de la Cuarta Revolución Industrial.

En pocos meses, la población mundial protagonizó un salto tecnológico sin precedentes. Centenares de millones de personas se vieron abruptamente compelidas a entrenarse masivamente en el comercio electrónico, el teletrabajo, la educación a distancia y la telemedicina.

Nunca en la historia hubo, en un lapso tan breve, un cambio tan dramático en las prácticas cotidianas. Esa mutación, que llegó para quedarse, ratificó la certidumbre de que la balanza del poder mundial seguirá el curso de la competencia por el predominio tecnológico.  Quiénes detenten el liderazgo en esa carrera marcarán el ritmo de los acontecimientos mundiales. Estados Unidos, que hasta hace poco tiempo ejercía un predominio indiscutible, afronta ahora el desafío de China.

El punto de inflexión en esa competencia ocurrió en 2015 con la decisión del Partido Comunista Chino de encarar la sustitución de un modelo de desarrollo económico fundado en la producción manufacturera con mano de obra intensiva, volcado a las exportaciones, por una estrategia  que potenciara el desarrollo de su mercado interno, basada en el impulso de las industrias de alta tecnología, de manera de reemplazar la condición de “fábrica global” por la de “centro mundial de conocimiento e innovación”.

El plan “China 2025”, formulado hace cinco años, apunta a cumplir una fase intermedia dentro de una estrategia de más largo plazo orientada a alcanzar el liderazgo global en 2045.

Esa nueva orientación presenta hoy resultados contundentes.  En China, cada año se gradúan cinco veces más estudiantes TEMI115 (sigla que en inglés incluye las carreras de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) que en Estados Unidos. China cuenta con seis millones de trabajadores relacionados con la ciencia, la cifra más alta del planeta. En 2018 superó a Estados Unidos en cantidad de publicaciones científicas. Desde hace cinco años, es el país que registra la mayor cantidad de patentes, una lista encabezada por la empresa de telecomunicaciones Huawei.

Cifras reveladoras

Hace quince años, las empresas extranjeras tenían doscientos centros de investigación y desarrollo en territorio chino; hoy ascienden a más de 1.800. En 2010, China representaba el 1% de las transacciones globales de comercio electrónico, actualmente el 42%, al tiempo que procesa once veces más pagos móviles que Estados Unidos.

Es también propietaria del 34% de los unicornios globales (compañías con una cotización superior a los US$ 1.000 millones ),  una cifra que la acerca cada vez más a Estados Unidos en una carrera en la que ya no quedan terceros competidores.

En 2017 la inversión china en investigación y desarrollo representaba el 2,15 % de su producto bruto interno, inferior aún al 2,7% de Estados Unidos, pero superior al promedio mundial del 1,8%. En la actualidad, asciende al 21% de ese gasto a nivel mundial, un porcentaje que excede largamente el 16% de la participación del coloso amarillo en el producto bruto global. La dinámica de esa evolución es elocuente: entre 2008 y 2016, el gasto en inversión y desarrollo aumentó un 12% en Estados Unidos, un 16% en el Reino Unido, 23% en Alemania, 73% en Corea del Sur y 176% en China. Desde 2015 el gasto chino supera al conjunto de la Unión Europea y se acerca al estadounidense.

Diez objetivos

“China 2025” fijó diez objetivos prioritarios: nuevas tecnologías avanzadas de información, robótica y máquinas automatizadas, aeroespacio y equipamiento aeronáutico, barcos de tecnología avanzada, moderno equipamiento ferroviario, vehículos con nuevas energías, maquinaria agrícola, nuevos materiales y productos médicos avanzados.

En cada uno de esos diez sectores se trabaja en cinco áreas: formar centros de innovación de calidad mundial, promover  la fabricación inteligente, fortalecer la infraestructura industrial compatible con las nuevas tecnologías, generar empresas de fabricación sustentable y producir equipos de alta gama.

El plan otorga un rol central a las ciudades como polos de innovación. Busca especializar a cada una en distintas áreas de conocimiento, a fin de articular a su alrededor clusters tecnológicos. A tal efecto, las autoridades determinan la localización de las empresas estatales y promueven un sistema de incentivos diferenciado para que las empresas se radiquen en los lugares propuestos.

De esa forma, Hangzu está destinada a erigirse en el centro del comercio electrónico, Nanging en la sede de las “startups” de autos eléctricos y Shenzen en la futura Silicon Valley del software.  En la actualidad, existen en China 168 zonas de alta tecnología, que albergan a 52.000 empresas, que generan un 11,2% del producto bruto interno y el 20% de las exportaciones.

Los cambios operados ya están a la vista. Entre 1978 y 2008, más del 40% del desarrollo tecnológico chino se logró con la utilización de la tecnología estadounidense, derivada de la instalación de miles de filiales de las empresas multinacionales que aprovecharon la apertura económica internacional iniciada por Deng Xiaoping.

Hoy, ya no es más así: la idea de un mundo en que China aportaba el músculo industrial y Estados Unidos el cerebro tecnológico, sintetizada en el lema “Diseñado por Apple en California. Ensamblado en China”, estampado en los Iphones, ha quedado definitivamente atrás. De las 70 mayores plataformas digitales existentes, el 68% es estadounidense y el 12% es china. De esas 70, entre las siete más relevantes hay cinco estadounidenses (Amazon, Microsoft, Google, Apple y Facebook) y dos chinas (Alibaba y Tencent).

El documento “Estrategia de Seguridad Nacional”, publicado por el gobierno republicano en diciembre de 2018, introdujo una novedad sustancial: la amenaza principal ya no es el terrorismo transnacional sino las aspiraciones expansionistas de China, reflejadas en las posibles aplicaciones militares de su creciente desarrollo tecnológico.

Erich Schmidt, uno de los fundadores de Google y  actual  titular de la Comisión  Nacional de Seguridad en Inteligencia Artificial de la Casa Blanca,  advirtió que “para 2020 China se habrá puesto al día en inteligencia artificial, para 2025 serán mejores que nosotros y para 2030 dominarán la industria”. Washington teme, con razón, que las aplicaciones de la inteligencia artificial en el terreno armamentístico pongan fin a las tres décadas de hegemonía militar estadounidense, establecida tras la disolución de la Unión Soviética.

Tal vez como producto de una cultura milenaria, que privilegia el  aprovechamiento de la experiencia histórica, China  parece emplear en su competencia con Estados Unidos la misma estrategia de inversiones masivas en alta tecnología que sus rivales emplearon para ganarle la guerra fría a la Unión Soviética, a partir de los sustanciales avances tecnológicos concentrados en el área de defensa, cuya expresión emblemática fue el escudo antimisilístico conocido como “Guerra de las Galaxias”, que desequilibró de una manera irreversible la relación  de fuerzas entre las dos superpotencias de entonces.

(*) Vicepresidente del Instituto de Planeamiento Estratégico

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades