Dio una fiesta para despedirse de la vida

Con cáncer terminal, un empresario dio una fiesta para decir adiós y gracias.

12 diciembre, 2017

En cuanto le diagnosticaron un cáncer terminal el expresidente de Domatsu, fábrica de máquinas para la construcción, decidió dar una última fiesta. Luego de una vida de hacer relaciones, era una buena manera de decir adiós.

 

Satoru Ankazi, de 80 años, publicó un aviso en el diario Nikkei para anunciar que no tenía intenciones de aceptar el tratamiento usual debido a los desagradables efectos secundarios. Se proponía disfrutar al máximo lo que le quede de vida y dar una fiesta para agradecer a sus amigos, colegas y empleados por todo lo que hicieron por él a lo largo de los años.

Unas mil personas, desde socios comerciales hasta viejos compañeros de colegio, se reunieron para abrazar a Anzaki en el Hotel Tokio, decorado con más de 1000 fotos del empresario a lo largo de su vida.

A pesar de estar confinado a una silla de ruedas, el octogenario hizo su ronda por todas las mesas para dar gracias y un apretón de manos a todos los invitados.

En el aviso del 20 de noviembre, Anzaki reveló que le habían diagnosticado cáncar terminal de vbesícula y optado por no someterse al doloroso tratamiento y en cambio dar prioridad a la calidad de vida. También expresaba su deseo de agradecer a la gente mientras lo pudiera hacer.

El anunció provocó muchos comentarios emotivos online. Uno de ellos fue: “Esta es la forma ideal de irse”. “Típico de él dar una fiesta como esa”, dijo un ex colega que trabajó a sus órdenes en un departamento de la compañía. “El valora las relaciones humanas por sobre todas las cosas”.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades