¿Qué hacer cuándo no hay liquidez?

En palabras sencillas, un problema de liquidez es una pérdida de capacidad para hacer frente a las obligaciones financieras, por ejemplo, la incapacidad para pagar las facturas. ¿Qué soluciones hay?

Al leer problemas de liquidez muchos podrían pensar que es algo que sólo le ocurre a las grandes empresas, pero la verdad es que no es un tema ajeno a la mayoría de la población. Todos podemos tener problemas de liquidez, o los hemos tenido, aunque no utilicemos esa expresión para referirnos a ellos.

En palabras sencillas, un problema de liquidez es una pérdida de capacidad para hacer frente a las obligaciones financieras, por ejemplo, la incapacidad para pagar las facturas. En el caso de los trabajadores asalariados se trata de un problema que se resuelve total o parcialmente cada vez que llega el día de pago, pero para el caso de los autónomos y dueños de pequeños negocios, en especial para aquellos que se encuentran fuera del sistema bancario; es algo generalmente grave.

Varios factores se suman para crear un clima de inestabilidad económica en muchos países y no es sorpresa que los problemas de liquidez afecten a los autónomos y PYMES por igual; las facturas no pagadas son un lastre para la competitividad y en muchos casos exigen un sobre esfuerzo para mantenerse a flote. Si constantemente te topás con que no podés pagar las facturas y los problemas de liquidez no dejan de abrumarte, a continuación te mostramos una lista de algunas opciones que tenés para pagar las facturas a tiempo:

Reestructurá tu presupuesto

Una de las acciones más recomendadas es hacer una evaluación de todos los ingresos y egresos. Creá una lista de los gastos y acomodalos por prioridad. Por ejemplo, los servicios como la luz e internet son indispensables para todo autónomo que trabaja vía internet, pero tal vez algunos SAAS no lo sean tanto.

También podés hacer una lista de ingresos y evaluar si existen opciones de ampliarlos abriendo nuevas vías como vender algunos bienes que están en desuso u ofertar algún servicio adicional.

Reestructurá tu deuda

En el caso de las facturas de servicios básicos, puede ser complicado hacer contacto con los acreedores y solicitar un nuevo plazo, pero tratándose de deudas relacionadas con bienes adquiridos gracias a un crédito otorgado por una empresa o financiamiento, siempre podes acudir al lugar donde se contrajo el bien y solicitar una restructuración de la deuda que incluya un nuevo plazo o un monto diferente. Preguntá qué opciones existen para evitar moras o embargos.

En la mayoría de los casos al acreedor no le conviene incautar un bien pues lo que desea es recuperar su inversión en dinero, así que siempre es bueno apelar a la buena fe de las partes y llegar a un acuerdo. Recordá que existen muchas empresas dedicadas a comprar deudas y ofrecer planes personalizados, así que si no llegás a un acuerdo con el acreedor inicial, siempre puedes acudir a este tipo de organizaciones. Tomá en cuenta que en algunos casos los cambios al plazo u opciones implican cargos adicionales, así que hacé bien tus cálculos.

Solicitá un préstamo

Por último podés acercar a alguna institución para recibir asesoramiento y solicitar un préstamo o crédito. Podría parecer algo negativo solicitar una deuda para cubrir otra, sin embargo si se realiza de manera consiente, y con buenos argumentos en la mano, es posible obtener el capital necesario para hacer una inversión que sea lo suficientemente redituable para pagar las deudas actuales y mantener el negocio a flote.

Por ejemplo, si eres dueño de una panadería e identificás que el pan se agota pronto, podes solicitar un préstamo para adquirir un nuevo horno que te permita duplicar la producción y ganar el dinero que no habías podido.

Acudir a un banco o alguna institución de gobierno dedicada a préstamos para emprendedores es una opción para muchos, para quienes se encuentran fuera del sistema bancario una opción para adquirir un poco de capital es solicitar un préstamo rápido por internet o acudir a algún familiar o amigo dispuesto a creer e invertir.

Los autónomos y en especial las PYMEs son los sostenes de la economía en muchos países, millones de familias dependen de su existencia; y situaciones como no poder pagar el gas o afrontar el corte del suministro con el consecuente cese de actividades es algo que no se pueden permitir.

Evaluá alguno de los consejos anteriormente enlistados y no dejes que la falta de liquidez te abrume, existen opciones, lo importante es que sepas analizarlas y tomarlas.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades