La coyuntura actual desafía a las empresas a redefinirse en el sector de la cobranza

La crisis ocasionada por el COVID-19 nos ha enfrentado a una realidad plagada de incertidumbres y pocas certezas, lo que está llevando a muchos sectores a una nueva tendencia: tercerizar la cobranza.

El impacto económico crece día a día y el mundo empresarial ve interrumpida su cadena de pagos. La coyuntura actual desafía la imaginación de cada empresa para su subsistencia y una incógnita toma lugar y encarna la preocupación de un gran porcentaje del mercado.

Ante la situación actual la incógnita predominante es: ¿cuántas empresas van a sobrevivir?
La respuesta, por su parte, tiene múltiples sentidos: en primer lugar depende del rubro, sector e incluso del área comercial o ubicación, es decir, no todas las empresas se encuentran en la misma situación, muchas se han podido adaptar o mutar hacia la fabricación de insumos necesarios para atravesar la pandemia o aquellos sectores esenciales. Otra variable no menor, depende de si sus instalaciones se encuentran en zonas donde transitan una cuarentena flexible o si su rubro permite la implementación de teletrabajo. Pero, un factor importante y común a todo tipo de empresa o Pyme tiene que ver con las decisiones que tomen en este contexto.

La mora lejos de reducirse, se acrecienta y la cobranza toma un lugar protagónico para el mantenimiento de una empresa. En muchos casos, la cobranza in house ve agotada su gestión y al mismo tiempo, las compañías deben orientar su foco en redefinir el negocio o ajustar costos. Encuentran la solución al tercerizar el recupero de sus carteras de morosos.

¿Qué beneficios se obtienen al tercerizar la cobranza?

En primera instancia, se propone alivianar la relación de la empresa con sus clientes, sin generar fricciones, ya que toda mora requiere negociaciones de partes. De esta forma, se cuida el vínculo comercial delegando la cobranza a profesionales que intervienen desde una postura parcial. En el Estudio Palmero de Belizán y Asociados (EPB&A) contamos con la experiencia y el know-how para gestionar carteras en mora. Dadas las condiciones, se evoca un discurso empático, brindando todas las alternativas posibles y, realizando un previo análisis del perfil y situación en la que se encuentra cada deudor, proponiéndole la opción que mejor se adapte a sus posibilidades.

Por otro lado, al tercerizar la gestión de la mora se agilizan los procesos y se brinda desde la agencia una experiencia personalizada. De esta manera, a la hora de gestionar, se ofrecen canales de contacto tradicionales, como llamada telefónica o mail, y canales digitales ya que en EPB&A contamos con una plataforma de autogestión permitiendo a empresas de cualquier sector digitalizar la cobranza. Así nació Deuda Online, un sitio web pensado para usuarios del segmento Fintech, que, dado el contexto, tomó un increíble impulso en todo tipo de público permitiendo transacciones con medios de pago electrónicos, que ayudan a cumplir con el aislamiento obligatorio y garantizan cuestiones sanitarias, rapidez y practicidad.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades