La Nasa prepara un robot serpiente

El aparato que podría estar listo en 2005, tendrá capacidades flexibles y de articulación para explorar cualquier tipo de superficie. Este equipo desarmable también podrá excavar y buscar fósiles.

(EFE).- La Nasa anunció que ha comenzado a desarrollar un robot para la exploración de otros planetas que tendrá forma de serpiente y será capaz de enroscarse o zigzaguear como los reptiles.

Según anunció hoy (jueves 5) la agencia espacial estadounidense, se trata de un proyecto que podría estar terminado en cinco años, porque ya se han desarrollado prototipos que cumplen con los requisitos básicos.

Según sus diseñadores estos aparatos tendrán la flexibilidad y robustez que se requiere en el espacio, pudiendo emprender la exploración de cualquier terreno, incluso aquellos muy quebrados o con una gran inclinación.

Además, estos robots podrían superar obstáculos, excavar o taladrar suelos blandos e incluso dedicarse a la búsqueda de fósiles.

Los creadores pretenden también, que su estructura segmentada los haga especialmente aptos para una reparación in situ en el caso de sufrir daños o fallos de funcionamiento, pudiéndose retirar la fracción dañada e incorporar otra al robot articulado.

Los científicos del Ames Research Center encargados de su construcción, están trabajando en la confección de una piel sintética para el robot que proteja sus partes delicadas.

Las partes más importante son un cerebro que indica a cada segmento los movimientos a realizar y otro núcleo central que coordina todas las misiones.

El robot podrá llegar a aprender sobre la marcha cómo acometer un tipo de terreno u otro, en función de su naturaleza y de la composición orográfica.

(EFE).- La Nasa anunció que ha comenzado a desarrollar un robot para la exploración de otros planetas que tendrá forma de serpiente y será capaz de enroscarse o zigzaguear como los reptiles.

Según anunció hoy (jueves 5) la agencia espacial estadounidense, se trata de un proyecto que podría estar terminado en cinco años, porque ya se han desarrollado prototipos que cumplen con los requisitos básicos.

Según sus diseñadores estos aparatos tendrán la flexibilidad y robustez que se requiere en el espacio, pudiendo emprender la exploración de cualquier terreno, incluso aquellos muy quebrados o con una gran inclinación.

Además, estos robots podrían superar obstáculos, excavar o taladrar suelos blandos e incluso dedicarse a la búsqueda de fósiles.

Los creadores pretenden también, que su estructura segmentada los haga especialmente aptos para una reparación in situ en el caso de sufrir daños o fallos de funcionamiento, pudiéndose retirar la fracción dañada e incorporar otra al robot articulado.

Los científicos del Ames Research Center encargados de su construcción, están trabajando en la confección de una piel sintética para el robot que proteja sus partes delicadas.

Las partes más importante son un cerebro que indica a cada segmento los movimientos a realizar y otro núcleo central que coordina todas las misiones.

El robot podrá llegar a aprender sobre la marcha cómo acometer un tipo de terreno u otro, en función de su naturaleza y de la composición orográfica.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades