Apple, sinónimo de buen gusto

La compañía fundada por Steve Jobs, un obsesivo de la calidad y el diseño, se ha distinguido siempre por la elegancia y el estilo de sus dispositivos. Hasta ahora, las copias no han logrado nunca la percepción de exclusividad que la gente reserva solo a Apple.

La compañía fundada por Steve Jobs es líder en tecnología, pero en la elegancia de sus diseños no tiene rivales. Apple ha convertido al diseño en uno de los aspectos importantes de sus dispositivos. La forma en que se tratan los detalles estéticos en esa compañía – un estilo casi maniático que inauguró su fundador– es obsesiva y lo que la gente del público ve en cada uno de los teléfonos es siempre un artículo que enamora.

 

La gente puede no advertir más allá de que los dispositivos de la marca son lindos y elegantes, pero hay algo más allá de la forma que identifican con el buen gusto y el estilo, algo atemporal que va más allá de la atención al detalle que hace que un iPhone se vea elegante.

 

Siempre existió la impresión de que los productos de Apple son para la gente que tiene dinero. Los financistas hablan de los márgenes que mantiene la compañía, pero la marca ahora tiene cierta longevidad y una poderosa presencia basada en la imagen.

 

En una encuesta realizada en agosto y septiembre del año pasado, cita Chris Matyszyk en c/net, 73% de los adolescentes manifestaron que su próximo teléfono sería un iPhone. Aparentemente no les importa que ése sea también el teléfono de sus padres. Todo un éxito, dado que ese grupo procura siempre usar productos diferenciados.

 

Según lo manifestado por Cook en la última presentación de ganancias, parecería que las personas que venían usando Android comienzan a pasarse a un teléfono más caro.

 

A medida que la tecnología va convirtiéndose en moda, todo el concepto de los artículos tecnologías para llevar encima, llevan necesariamente un componente profundamente de moda. Y en ese sentido, Apple está muy bien posicionada para llevar la delantera. Desde el mismísimo comienzo, toda su esencia estuvo centrada tanto en la apariencia como en la función.

 

Y es que un componente esencial del estilo es la simpleza. Por eso la forma en que funcionan los teléfonos Apple complementa lo que todo el diseño   trata de lograr.

 

Y no es que el iPhone no tenga defectos. Los tiene: la batería todavía tiene problemas, el software no es perfecto, pero si los teléfonos marchan cada vez más hacia la moda, la gente podría comenzar a cambiarlos cada año. Y en ese terreno, ninguna marca mejor posicionada que Apple.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades