El fin de un largo romance

La mayor cadena de televisión de habla hispana podría perder los privilegios que le deparó su histórica relación con el PRI mexicano. El nuevo gobierno evalúa la posibilidad de someterla a las normas antimonopolio. Pero la decisión no es fácil, considerando el enorme poder de la empresa, que el año pasado facturó US$ 1.700 millones y que ahora pertenece, mayoritariamente, a inversores extranjeros.

17 noviembre, 2012

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.