Vinos en el fin del mundo

Horizontes infinitos y mucho para crecer

San Patricio del Chañar –Neuquén– se caracteriza por su frío intenso y duro ambiente propios del desierto patagónico. Pero, también, por ser cuna de viñedos que, desplegados como oasis de vida, brindan uvas vinificables de altísima calidad. Allí, inmersa en la conmovedora belleza del sur argentino, Bodega del Fin del Mundo avanza a paso firme.

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.