¿Arte científico o ciencia artística?

El eterno retorno de las berenjenas

Hace apenas 25 años (después de todo, si el tango dice que 20 no son nada, cinco más no le hacen al asunto) empezaba mi carrera en marketing después de un paso previo, efímero y menos productivo por la economía. Aquel intento de trocar un universo matemático y estadístico por otro menos riguroso, más glamoroso y permisivo desde lo creativo tuvo sus resultados.

27 agosto, 2014

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.

Compartir: