Japón salió en defensa del dólar

El Banco de Japón salió a evitar una mayor apreciación del Yen. Poco movimiento en los mercados.

24 diciembre, 1999

La intervención del viernes por parte del Banco de Japón elevó el dólar estadounidense hasta el nivel de 103 yenes, aunque la subida fue sólo temporal.

Al fin de la tarde el dólar cerró a 102,58 yenes, por encima de los 101,84 de la apertura, en una jornada en la que fluctuó entre 101,80 y 103,15 yenes.

El viceministro de Finanzas, Haruhiko Kuroda, confirmó la intervención del banco emisor alrededor del mediodía, para evitar que la divisa se revalorizara más allá de los 101,84 a los que inició la jornada, y defendió la medida por los daños que un yen caro produce en la recuperación económica del país.

Tras la acción oficial, la divisa nipona volvió lentamente a recuperar fuerza hasta acercarse a los valores del comienzo de la sesión.

La intervención fue el único movimiento en el mercado de Tokio, ralentizado por las fechas navideñas occidentales y la festividad nacional del cumpleaños del emperador que ayer disfrutó Japón.

Las proximidades del final del año y el temor a que ocurra un posible daño informático del milenio con el cambio de año han dejado el mercado de Tokio con muy poca actividad, dijeron las fuentes.

El euro se cotizaba a media tarde a 104,00 yenes, frente a los 103,38 del inicio del día y a US$1,013 dólares, bajo los US$1,014 de la apertura.

La intervención del viernes por parte del Banco de Japón elevó el dólar estadounidense hasta el nivel de 103 yenes, aunque la subida fue sólo temporal.

Al fin de la tarde el dólar cerró a 102,58 yenes, por encima de los 101,84 de la apertura, en una jornada en la que fluctuó entre 101,80 y 103,15 yenes.

El viceministro de Finanzas, Haruhiko Kuroda, confirmó la intervención del banco emisor alrededor del mediodía, para evitar que la divisa se revalorizara más allá de los 101,84 a los que inició la jornada, y defendió la medida por los daños que un yen caro produce en la recuperación económica del país.

Tras la acción oficial, la divisa nipona volvió lentamente a recuperar fuerza hasta acercarse a los valores del comienzo de la sesión.

La intervención fue el único movimiento en el mercado de Tokio, ralentizado por las fechas navideñas occidentales y la festividad nacional del cumpleaños del emperador que ayer disfrutó Japón.

Las proximidades del final del año y el temor a que ocurra un posible daño informático del milenio con el cambio de año han dejado el mercado de Tokio con muy poca actividad, dijeron las fuentes.

El euro se cotizaba a media tarde a 104,00 yenes, frente a los 103,38 del inicio del día y a US$1,013 dólares, bajo los US$1,014 de la apertura.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades