Talento, una cualidad muy difícil de definir

Atravesamos una transformación fundamental en la forma en que trabajamos

24 noviembre, 2019

Si ya hoy es complicado precisar qué quiere decir en cada una de las actividades y qué cosas se supone que resuelve, ¿qué se puede avizorar para el futuro, que se presenta como una gran incógnita en cuanto a los empleos que va a ofrecer y las habilidades que va a necesitar?

La automatización y las “máquinas pensantes” reemplazan tareas y empleos humanos y cambian las habilidades que las organizaciones buscan para su personal. Esos cambios fenomenales presentan enormes desafíos estructurales, de talento y de recursos humanos en un momento en que las empresas afrontan situaciones de disrupción política y social.

El ritmo del cambio se acelera. La competencia por el talento es feroz. Y talento ya no quiere decir lo mismo que hace diez años: muchos de los roles, habilidades y títulos de mañana ni siquiera se conocen hoy. ¿Cómo pueden las organizaciones prepararse por un futuro que les resulta difícil definir? ¿Cómo van a cambiar nuestras necesidades de talento? ¿Cómo podremos atraer, mantener y motivar a las personas que necesitaremos? ¿Y qué quiere decir todo esto para Recursos Humanos?

El futuro del trabajo nos exige analizar los grandes temas de nuestra era. ¿Qué influencia tendrán la marcha de la tecnología, la automatización y la inteligencia artificial en la forma de trabajar? ¿Qué vamos a necesitar? ¿Cuál será nuestro lugar en un mundo automatizado? Muchos comentaristas analizan el papel que tendrán la tecnología y la automatización en los empleos y el trabajo. Los investigadores de Deloitte creen que no se trata tanto de innovación tecnológica sino de la forma en que los seres humanos decidan usar la tecnología. La forma que adopte la fuerza de trabajo futura será el resultado de corrientes complejas, cambiantes y rivales.

 

IA y empleos

El informe Future of Work sugiere que la inteligencia artificial podría no ser tan nociva para los trabajadores como muchos temen.  Sugiere que IA no robará tantos empleos como se cree, que aumentará la colaboración y la satisfacción en el empleo y que terminará con el pensamiento grupal. Aunque los programas de IA sólo tan buenos como los datos con que se los alimenta, el informe corrige las predicciones pesimistas que circulan sobre desempleo masivo, vigilancia masiva, etc.

Hace cincuenta años nadie habría imaginado las habilidades necesarias para avanzar hoy en la economía. Con la Cuarta Revolución Industrial en camino, muchas de las actuales habilidades seguirán siendo centrales, pero las próximas tendrán la carta ganadora. Los líderes de las grandes compañías lo advierten y tratan de entender mejor la forma de encontrar, contratar y cultivar el talento adecuado. La próxima generación necesita campeones de talento, o sea líderes que entiendan la crisis de habilidades y que ya están haciendo algo al respecto.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades