Si el CEO es padre, malas noticias

Por lo menos para los empleados: si un jefe varón tiene hijos los sueldos serán significativamente menores que si permanece sin prole. En contraste, sus propios salarios tienden a subir 4,9% en promedio.

En un estudio publicado en la revista cientifica Administrative Science Quaterly, investigadores de las universidades de Colombia y Maryland descubrieron que, al menos para los empleados, es mejor que sus jefes sean solteros y sin hijos. El estudio involucró a 1,2 millones de personas de 10.600 compañías de Dinamarca y concluyeron que cuando un CEO varón tiene un hijo los sueldos de sus empleados decrecen. No mucho, solo 0,2%, pero significa un ahorro importante en volumen para toda la compañía.
En contraste, los sueldos de los ejecutivos con hijos tienden a subir 4,9% en promedio. La explicación: “Tengo un hijo, quiero más dinero para mi familiaâ€. Lastima que sea a expensas de sus propios empleados. 
El estudio encontró inspiración en el trabajo de la socióloga Rebecca Warner que unió las posiciones políticas de diputados y senadores sobre cuestiones de género con si tenían o no hijas mujeres. Descubrió que aquellas con mujeres tenían posturas más feministas. La misma pregunta se hicieron los investigadores actuales pero sobre los hombres de negocios. 
Se  focalizaron en compañías dinamarquesas porque es más fácil acceder a datos salariales en ese país. Todas las personas de ese país tienen un número de seguridad social al que atan toda clase de información: la compañía en que trabajan, el dinero que ganan, si tienen o no esposas o hijos, etc. 
Descubrieron que los salarios de los empleados caen si el CEO varón tiene un hijo y no una hija. Las perspectivas son mejores para las empleadas mujeres: sus salarios caen 0,2% en comparación con 0,5% de los hombres. Esto se explica, en parte, porque aparentemente los hombres sienten más respeto por la maternidad. Si tiene una hija mujer son, inclusive, más empáticos y los salarios femeninos suben. 
Ahora, si el jefe tiene más de un hijo, todos pierden. Las fuerzas negativas imperan y quieren juntar más dinero para llevar a casa. Eso solo se logra si el de todo el equipo baja equitativamente. 
Aunque el estudio se llevó a cabo en Dinamarca, el autor del estudio piensa que en otros países –donde la equidad de género es todavía un problema más grave que en la relativamente tranquila Dinamarca- la tendencia podría ser todavía más fuerte. 
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades