Habilidades que importan ante el avance tecnológico

En el mundo del trabajo cada salto evolutivo tecnológico tuvo impactos enormes. La evolución no tiene freno e incluso cada año se acelera más.

19 febrero, 2021

Por: Javier Carrizo (*)

Para dimensionar el rol que el futuro le depara al desarrollo tecnológico en nuestras vidas, basta reflexionar que, en medio de la peor crisis sanitaria del siglo, uno de los únicos sectores que no fue afectado, sino que incluso tomó mayor impulso, fue el relacionado a las implementaciones tecnológicas, que además vieron aumentada su participación e influencia en la dinámica de las empresas y de la sociedad en general.

Desde la máquina a vapor que impulsó la revolución industrial, hasta la llegada de las computadoras personales que modificaron para siempre la gestión de datos y llevaron a otros límites la capacidad operativa de cada trabajador, incluso antes de la llegada de Internet.

La red de redes cumplió recientemente sus primeros 30 años, y los más jóvenes hoy en día no pueden entender cómo funcionaba el mundo, y nosotros mismos, sin conectividad Wifi o, al menos, 4G.

El impacto de la tecnología es sin duda determinante. Pero no debemos perder de vista que las redes sociales crecen porque las personas quieren comunicarse e interactuar, que la automatización evoluciona porque cada vez demandamos más productos para nuestra subsistencia y bienestar, y que el E-Commerce gana terreno porque encontramos una forma más práctica, cómoda y eficiente de realizar intercambios comerciales.

Las personas siempre estamos en el centro de los saltos tecnológicos, tanto haciéndolos técnicamente posibles, como generando la demanda que los impulsa.

En el ámbito laboral, la tecnología está llamada a ejecutar muchas de las tareas del hombre, lo que supone un desafío para el ámbito laboral, que, al igual que todos los mercados, se rige por la ley de la oferta y la demanda.

Cada vez más, para ser demandados en el mercado laboral, vamos a tener que valernos de aquellas capacidades humanas que no pueden ser reemplazadas por algoritmos.

Nuestras “habilidades blandas” son ya en la actualidad altamente demandadas y no siempre fáciles de encontrar, tal como se desprende de un estudio elaborado por Linkedin, para el que entrevistaron a 291 directores de recursos humanos de Estados Unidos, donde concluyeron que “para los selectores de personal es fácil encontrar a personas con conocimientos y habilidades del área en la cual se están postulando, pero lo difícil es encontrar a personas con habilidades blandas para poder cumplir con el perfil solicitado”.

De acuerdo con el mismo estudio, las 10 habilidades blandas más demandadas por los empleadores son: buena comunicación, buena organización, trabajo en equipo, puntualidad, pensamiento crítico, ser sociable, ser creativo, tener habilidades interpersonales de comunicación, facilidad de adaptación y personalidad amigable.

Desde luego, sin dejar de lado la formación técnica profesional, el desarrollo de nuestras habilidades blandas será cada vez más relevante para el éxito laboral, aportando lo mejor del valor humano a la simbiosis hombre – tecnología.

(*) CEO de GEA Logistics y director de Movant Connection, autor de “Significación laboral” y “Dejarse enseñar”.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades