¿Quién es más grande, Apple o Google?

Todavía sigue siendo Apple, aunue los últimos tiempos la suerte no le sonríe como antes y los inversores comienzan a mirar con más entusiasmo a Google. 

El iPhone y el iPad, los dos productos que llevaron a  Apple al pináculo del éxito en ventas y de cotización en Wall Street, finalmente comienzan a sentir los efectos de la multiplicación de productos competidores.  El 4 de marzo sus papeles tocaron su nivel más bajo en un año y desde ese día la recuperación ha sido escasa. En los últimos seis meses Apple vio caer 40% el valor de sus acciones en bolsa.

Google, en cambio, está en pleno ascenso y en marzo justamente registró cotizaciones récord. Para algunos observadores de Wall Street el descenso de uno significa el ascenso de otro. Podría ocurrir que ha llegado la hora en que los mágicos aparatos de Apple perdieron su magia, instalaron un nuevo estándar y ahora deben lidiar con la competencia. 

Por otra parte, los campos de Google parecen estar sembrados de ideas de productos que podrían ser muy rentables en los próximos años, mientras que Apple apenas ha revelado de dónde sacará estos ingresos. La apertura nunca ha sido política de Apple. La incertidumbre, entonces, ha socavado la confianza de los accionistas. 
“Apple tiene un problema más amplio”, dice James McQuivey, de la firma consultora Forrester Research. “Los aparatos ya no son lo más importante. Lo que importa ahora es la relación entre servicio y cliente”. Para él,  lo que importa ahora a los compradores de aparatos no es el objeto que compran, ya que se asume que las marcas rivales son bastante buenas, sino la calidad de los programas y los servicios que proporcionan. Y si bien los programas y servicios que entrega Apple son buenos, no generan beneficios por el incremento en ventas de teléfonos y tabletas.”Antes todos creían en la magia de los aparatos Apple”.  Hoy hay muchos, todos se les parecen y todos son buenos.

Benedict Evans, analista de Enders Analysis, se pregunta cuánta gente comprará un teléfono de US$ 650 en los próximos dos años. Las ventas de Apple más o menos se duplicaron en 2010, luego se duplicaron nuevamente en 2011, pero en 2012 aumentaron  sólo 40%.

Los analistas dicen que esta desaceleración de las ventas y beneficios del pasado año, ha sido tomada por los inversores como una señal de que Apple ha tocado techo en su habilidad de incrementar las ventas de celulares y tabletas de alta gama, incluso si su posición en el mercado permanece casi intacta.

Google, por su parte, ha tenido un éxito fenomenal con su plataforma Android en las gamas más bajas del mercado. Se vuelve a dar la antinomia sistema cerrado versus sistema abierto que años atrás significara el dominio de Microsoft en el mercado de computadoras.

Los aparatos Android, producidos por distintos fabricantes, se venden más que los iPhone de Apple en un margen de tres por cada uno, aunque Apple todavía se lleva gran parte de los beneficios. Google no obtiene ingresos directos de Android, que es gratuito, pero los dueños de aparatos Android por supuesto se ven direccionados al uso de los servicios de Google.
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades