Johnson & Johnson compra Guidant por US$ 25.400 millones

Una de las mayores firmas especializadas en terapias médicas ha tomado el principal grupo norteamericano de tratamientos cardíacos. J&J busca así explotar uno de los negocios más rentables y prósperos del momento.

18 diciembre, 2004

Johnson & Johnson pagará a razón de US$ 76 por acción (5,5% sobre el precio antes de conocerse el trato). La oferta abarca efectivo (40%) y el resto en acciones de J&J. Pero sólo si éstas cumplen con determinados niveles medios de cotización en un lapso específico.

El acuerdo es el más grande subscripto por J&J en sus 118 años de existencia. Le permitirá consolidarse en el segmento de terapias cardiovasculares e impulsar el desarrollo de tecnologías decisivas en un sector tan sujeto a la competencia. En buena medida, porque son tratamientos caros y ofrecen notables márgenes de utilidades.

Por cierto, la demanda de nuevas soluciones tecnológicas en materia de problemas cardíacos se expande rápidamente en las economías centrales. La empresa adquirente cree que los pacientes no están atendidos como corresponde, aunque se ignora si cuenta con datos independientes (clínicas y especialistas son partes interesadas).

J&J señala que la fusión con Guidant implicará “brindar productos de superior calidad al mercado, a mayor ritmo que pueda haber alcanzado ambas compañías por separado”. Guidant dispone de una amplia gama, desde marcapasos hasta defribrilantes implantables y elementos quirúrgicos. A su vez, J&J controla Cordis, unidad que servirá para armar una división cardiovascular con equipos de Guidant.

El comprador espera aprovechar ventajas tecnológocas aportadas por Guidant. Verbigracia, dispositivos microelectrónicos implantables. Los analistas se preguntan, entonces, si la idea en ofrecer batalla a General Electric, cuyo poderoso negocio médico empieza a incorporar nanotecnologías.

Johnson & Johnson pagará a razón de US$ 76 por acción (5,5% sobre el precio antes de conocerse el trato). La oferta abarca efectivo (40%) y el resto en acciones de J&J. Pero sólo si éstas cumplen con determinados niveles medios de cotización en un lapso específico.

El acuerdo es el más grande subscripto por J&J en sus 118 años de existencia. Le permitirá consolidarse en el segmento de terapias cardiovasculares e impulsar el desarrollo de tecnologías decisivas en un sector tan sujeto a la competencia. En buena medida, porque son tratamientos caros y ofrecen notables márgenes de utilidades.

Por cierto, la demanda de nuevas soluciones tecnológicas en materia de problemas cardíacos se expande rápidamente en las economías centrales. La empresa adquirente cree que los pacientes no están atendidos como corresponde, aunque se ignora si cuenta con datos independientes (clínicas y especialistas son partes interesadas).

J&J señala que la fusión con Guidant implicará “brindar productos de superior calidad al mercado, a mayor ritmo que pueda haber alcanzado ambas compañías por separado”. Guidant dispone de una amplia gama, desde marcapasos hasta defribrilantes implantables y elementos quirúrgicos. A su vez, J&J controla Cordis, unidad que servirá para armar una división cardiovascular con equipos de Guidant.

El comprador espera aprovechar ventajas tecnológocas aportadas por Guidant. Verbigracia, dispositivos microelectrónicos implantables. Los analistas se preguntan, entonces, si la idea en ofrecer batalla a General Electric, cuyo poderoso negocio médico empieza a incorporar nanotecnologías.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades