En Gran Bretaña vuelve el interés por las FyA

Muchas compras e inversiones en Gran Bretaña en el sector alimentos

Entre las muchas cosas que alteró el Brexit en Gran Bretaña, ese referéndum que decidió la salida de las islas de la Unión Europea, fue la actividad de compras y ventas de empresas.

La incertidumbre que reinaba en las empresas hizo que mermaran notablemente las operaciones de fusiones y adquisiciones. Sin embargo, 2017 fue, para el sector alimentario, un año de repunte. Unilever vendió en 6.000 millones de libras esterlinas su negocio de margarinas Flora a KKR, un fondo de inversión. Fue la operación más grande desde 2009.

La segunda operación por tamaño, también en el sector alimentario la protagonizó McCormick, la marca norteamericana de condimentos y especias, que compró la marca británica Reckitt Benckiser que produce la mostaza French y las salsas RedHot.

 

Las grandes marcas productoras de alimentos viven bajo presión de los inversionistas y el público para que viren hacia productos novedosos y más saludables y menos masivos. Unilever (que posee té Lipton y PGTips) compró el año pasado Pukka una marca de té de hierbas orgánico.

 

La tendencia la continuó Diageo (whisky Johnnie Walker y vodka Smirnoff) al comprar Belsazar, un vermut que usa uvas y hierbas de la Selva Negra alemana y es fabricado por una compañía que tiene solo cinco años.

 

Más de un quinto de las operaciones realizadas en Gran Bretaña el año pasado fueron hechas por fondos de inversión.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades