Buenos Aires, puesto 40 en costo de vida mundial

En su edición número 23, el estudio elaborado por Mercer, ubica a Luanda como la ciudad más cara, seguida de Hong Kong y Tokio; Túnez se ubica como la más barata. La fluctuación de monedas y de los índices de inflación refleja grandes impactos en el posicionamiento de ciudades clave de Latinoamérica.

Buenos Aires ocupa el lugar 40 en el ranking de Costo de Vida Internacional 2017, (el año pasado se ubicó en el lugar 41), de acuerdo a la encuesta Costo de Vida Internacional, elaborada por Mercer, consultora líder en Recursos Humanos, que ubica también a la ciudad de Luanda, capital de Angola, en el puesto número uno, debido al costo de los bienes y servicios, seguida de Hong Kong (2), Tokio (3), Zúrich (4), y Singapur (5).

“Buenos Aires, ocupa el lugar 40, mientras que el año pasado ocupaba el lugar 41 en el ranking.  Los cambios que se produjeron fundamentalmente fueron en el costo de los servicios  públicos por el incremento de tarifas. El resto de las variables relevadas se mantuvieron relativamente constantes. De todas maneras, la variación en el ranking no está afectada solamente por la inflación propia sino también por la evolución del tipo de cambio del peso frente al dólar, y la relación de ambos combinados respecto de lo que ha ocurrido en otras ciudades”, aclara Valeria Bohórquez.

La encuesta revela que las ciudades asiáticas y europeas encabezan la lista de las localidades más costosas para expatriados. Otras metrópolis que figuran entre las 10 más caras son Seúl (6), Ginebra (7), Shanghai (8), Nueva York (9) y Berna (10), siendo las más baratas del mundo Túnez (209), Bishkek (208) y empatadas en el 206, Skopje y Windhoek.

En su versión número 23, el estudio revela que algunos factores como la inestabilidad de los mercados inmobiliarios y el impacto de la inflación sobre los bienes y servicios contribuyen al costo total de los negocios en el entorno global actual.

“La globalización del mercado queda demostrada por las numerosas compañías que operan en distintos lugares alrededor del mundo y promueven las asignaciones internacionales para mejorar la experiencia de los futuros gerentes”, señala Ilya Bonic, Senior Partner y Presidente de la práctica de Career de Mercer.

“Enviar empleados al extranjero ofrece numerosas ventajas personales y organizacionales, tanto si se trata de asignaciones a largo o corto plazo, incluido el desarrollo profesional mediante la adquisición de experiencia global, la creación y transferencia de habilidades así como la reasignación de recursos”, agrega.

La movilidad se ha convertido en un componente esencial de la estrategia de talento global de las organizaciones multinacionales. Para apoyar la creciente cantidad de asignados internacionales que trabajan en un número cada vez mayor de lugares, las empresas se están enfocando en evaluar las asignaciones desde una perspectiva cultural, preparándose para los movimientos regionales y laterales y, fundamentalmente, modificando los enfoques de compensación para mantener la competitividad.

Cuando las compañías se enfrentan a estos retos, deben realizar un gran esfuerzo para adaptarse a las necesidades de su fuerza laboral y apoyar la carrera profesional de sus empleados.

De acuerdo con el estudio de Mercer sobre Tendencias Globales de Talento 2017 (2017 Global Talent Trends Study), recibir un salario justo y competitivo, y acceder a oportunidades de promoción, representan las prioridades de los empleados este año, lo cual no podía ser de otra manera dado el clima actual de incertidumbre y cambio.

Por su parte, Melissa Mata Sardi, líder de la Práctica de Movilidad de talento para Mercer Latinoamérica, considera que las expatriaciones en la región continuarán en ascenso en los próximos años, comprendiendo la manera en cómo  las organizaciones multilatinas y corporativas latinoamericanas han llevado su crecimiento de negocio, debiéndose principalmente a la expansión internacional de manera orgánica, así como a  través de fusiones y adquisiciones en otros países, generando la necesidad de llevar al lugar y costo adecuado al talento expatriado, que asegure la consolidación estratégica de la nueva operación.
 

Actualmente las expatriaciones pueden ocurrir por motivos varios que tienen que ver fundamentalmente con necesidades del negocio, pero así también con planes de desarrollo para actuales o futuros ejecutivos. La experiencia internacional e intercultural es clave para el ejecutivo de hoy, sostiene Valeria Bohórquez, líder de Career en Argentina.

Por lo tanto, las organizaciones multinacionales están evaluando cuidadosamente el costo de los paquetes de expatriados para sus asignados internacionales y las multilatinas no escapan a esta tendencia.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades