Yukos acusa a Putin de forzar la bancarrota

Un directivo de Yukos, quinta petrolera mundial, acusó a Vladyímir Putin de frustrar tratos para salvar al gigante. Eso aceleró un pleito por US$ 3.400 millones en Nueva York, crea dudas sobre la producción y presiona sobre los precios.

Recién ahora salen a luz, en efecto, conversaciones secretas entre el presidente ruso y la conducción provisoria de la empresa, virtualmente confiscada a su fundador, accionista mayoritario y ex CEO, Míjail Jodorkovsky, hoy preso por razones políticas. Es decir, su intento –bastante torpe- de armar un partido para disputar el virtual unicato oficialista. A diferencia de Putin y su banda, Jodorkovsky no pertenecía a los elencos políticos ni burocráticos de la antigua URSS.

El norteamericano Bruce Misamore, director financiero de Yukos, declaró al “Financial Times” que las tratativas con altos funcionarios de Moscú fueron interrumpidas abruptamente la semana pasada. “Esa repentina actitud sugiere la decisión de forzar la insolvencia de la compañía. Sea para estatizarla del todo, sea para venderla al mejor postor y quedarse con el dinero”, acusó el ejecutivo.

“La situación es en extremo incierta. Pero –reitera Misamore- hay un solo responsable: Putin. Él creó estos problemas y sólo él puede resolverlos”. El directivo salió a objetar públicamente el congelamiento de cuentas bancarias, dispuesto por fiscales manejados desde el gobierno. Ahora, la justicia adicta da menos de una semana para abonar impuestos caídos por alrededor de US$ 2.900 millones.

Un sindicato de diez bancos, encabezado por Société Générale, declaró el lunes que Yukos estaba en cese de pasos por US$ 1.000 millones. No las cifras dadas en Moscú (2.900 millones) ni Nueva York (3.400 millones). Pero estos acreedores no tienen intenciones de forzar la bancarrota de la empresa, como parece pretender el gobierno.

La actitud de Putin es, por lo menos, contradictoria. A mediados de junio, insistía en que la bancarrota de Yukos no figuraba en sus planes. Poco después, Al’exyei Kudrin, ministro de Hacienda, pedía a los bancos seguridades de que no plantearían la insolvencia. Hoy, Moscú mismo parece querer acabar con su mayor grupo de hidrocarburos.

Observadores occidentales, dentro y fuera del negocio, estiman que todo esto confirma algo muy inquietante para los mercados: el proceso contra Jodorkovsky y su firma, que lleva un año, es básicamente político. Algunos bancos acreedores van más lejos y vislumbran un plan oficial para estatizar o restatizar empresas y sectores de valor estratégico para una Rusia nuevamente imperial y autoritaria. “El fracaso norteamericano en la posguerra iraquí hace creer a los rusos –decía el historiador Samuel Huntington- que el mundo unipolar está en vísperas de desplomarse”.

“Putin podría seguir el ejemplo de Pedro el Grande, no el de Lenin ni Stalin. Pero –comentaba el politicólogo Francis Fukuyama-, sea como fuere, sus convicciones íntimas resisten la globalización de rechazan la férula de los mercados”. A este paso –advertía el “Neue Zürcher Zeitung”-, será más fácil hacer negocios con Beijing que con Moscú.

Recién ahora salen a luz, en efecto, conversaciones secretas entre el presidente ruso y la conducción provisoria de la empresa, virtualmente confiscada a su fundador, accionista mayoritario y ex CEO, Míjail Jodorkovsky, hoy preso por razones políticas. Es decir, su intento –bastante torpe- de armar un partido para disputar el virtual unicato oficialista. A diferencia de Putin y su banda, Jodorkovsky no pertenecía a los elencos políticos ni burocráticos de la antigua URSS.

El norteamericano Bruce Misamore, director financiero de Yukos, declaró al “Financial Times” que las tratativas con altos funcionarios de Moscú fueron interrumpidas abruptamente la semana pasada. “Esa repentina actitud sugiere la decisión de forzar la insolvencia de la compañía. Sea para estatizarla del todo, sea para venderla al mejor postor y quedarse con el dinero”, acusó el ejecutivo.

“La situación es en extremo incierta. Pero –reitera Misamore- hay un solo responsable: Putin. Él creó estos problemas y sólo él puede resolverlos”. El directivo salió a objetar públicamente el congelamiento de cuentas bancarias, dispuesto por fiscales manejados desde el gobierno. Ahora, la justicia adicta da menos de una semana para abonar impuestos caídos por alrededor de US$ 2.900 millones.

Un sindicato de diez bancos, encabezado por Société Générale, declaró el lunes que Yukos estaba en cese de pasos por US$ 1.000 millones. No las cifras dadas en Moscú (2.900 millones) ni Nueva York (3.400 millones). Pero estos acreedores no tienen intenciones de forzar la bancarrota de la empresa, como parece pretender el gobierno.

La actitud de Putin es, por lo menos, contradictoria. A mediados de junio, insistía en que la bancarrota de Yukos no figuraba en sus planes. Poco después, Al’exyei Kudrin, ministro de Hacienda, pedía a los bancos seguridades de que no plantearían la insolvencia. Hoy, Moscú mismo parece querer acabar con su mayor grupo de hidrocarburos.

Observadores occidentales, dentro y fuera del negocio, estiman que todo esto confirma algo muy inquietante para los mercados: el proceso contra Jodorkovsky y su firma, que lleva un año, es básicamente político. Algunos bancos acreedores van más lejos y vislumbran un plan oficial para estatizar o restatizar empresas y sectores de valor estratégico para una Rusia nuevamente imperial y autoritaria. “El fracaso norteamericano en la posguerra iraquí hace creer a los rusos –decía el historiador Samuel Huntington- que el mundo unipolar está en vísperas de desplomarse”.

“Putin podría seguir el ejemplo de Pedro el Grande, no el de Lenin ni Stalin. Pero –comentaba el politicólogo Francis Fukuyama-, sea como fuere, sus convicciones íntimas resisten la globalización de rechazan la férula de los mercados”. A este paso –advertía el “Neue Zürcher Zeitung”-, será más fácil hacer negocios con Beijing que con Moscú.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades