Trump, capaz de todo para postergar las elecciones

Dice que no se le puede confiar al correo la entrega de los votos. Y el correo, con un incondicional suyo a la cabeza, está teniendo demoras.

El Washington Post publica hoy una historia que desnuda las intenciones y las maquinaciones del presidente republicano para lograr su objetivo de postergar las elecciones aprovechando la pandemia.

El servicio de correos estadounidense está experimentando mucho retraso en las entregas en todo el país. ¿Qué está pasando?

Pasa que hace muy poco nombró como director del organismo a un fan suyo, una persona que donó mucho dinero para su campaña y que le es incondicional. Esta persona impuso nuevos procedimientos para el manejo de cartas y encomiendas con el argumento de recortar costos. Con los nuevos procesos, los empleados del correo temen que se reduzca la posibilidad de entregar los votos en tiempo y forma en la elección de noviembre (a causa de la pandemia proyectan una elección por correo).

Ese es justamente el argumento que esgrime hoy el presidente para justificar la postergación de las elecciones. “No quiero esperar días, meses o hasta incluso un año, para conocer el resultado de la votación. La elección puede ser ‘fraudulenta’.”

Pero los empleados del correo y los dirigentes sindicales dicen que los cambios implementados por el donante de Trump/director de Correos, Louis DeJoy, están contribuyendo a aumentar la percepción de que las demoras del correo son el resultado de un esfuerzo político deliberado por desacreditar el voto en ausencia.

Los atrasos se producen en un momento en que el presidente, que viene en las encuestas muy atrás de su oponente Joe Biden, extrema esfuerzos por sembrar dudas sobre la integridad de la votación de noviembre (que se calcula registrará números récord de participación).

El jueves, Trump dejó flotando la idea de demorar las elecciones del 3 de noviembre, una idea que rechazan categóricamente demócratas y republicanos por igual. Trump viene haciendo repetidos ataques al Servicio Postal. Comenzó diciendo que al organismo no se le puede confiar la entrega de votos.

DeJoy, un ejecutivo de logística de Carolina del Norte que donó US$ 2 millones al partido republicano en los últimos cuatro años, aprobó cambios que se comenzaron a implementar el 13 de julio con el objetivo manifiesto de recortar costos y achicar la deuda del organismo. Prohibió las horas extra, ordenó apagar más temprano las máquinas de clasificación y exigió a los carteros que, para evitar viajes adicionales, dejen algunas cartas sin entregar hasta el día siguiente.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades