Contra la inflación en la recta final antes de las elecciones

Así lo sostiene Eduardo Fracchia, en el Informe Económico Mensual del IAE Business School, la escuela de negocios de la Universidad Austral.

El período abril-octubre será clave para estabilizar aunque sea con inflación reprimida y que luego de la elección puede desequilibrarse nuevamente.

La inflación está instalada en la zona del 4%. Seguramente hasta octubre será cercana a 3% mensual. Al retrasar el dólar oficial parcialmente se controlará la inflación hasta que en algún momento se vuelva a equilibrar el tipo de cambio real de modo abrupto o moderado.

Y, en lo que hace al panorama político, Fracchiadestaca que “en líneas generales hay una visión pesimista de cómo van las cosas en cuanto a la política y la economía en el país. El presidente ha perdido el nivel de la popularidad que llegó a tener al inicio de la pandemia cuando la sociedad cerró filas en la terna Fernández, Kicillof y Larreta.” Y agrega: “La elección va a estar influida por el avance de la vacunación, por la inflación y por la unidad del Frente de Todos. Es clave ganar en la provincia de Buenos Aires y en especial en el conurbano. El que gana la provincia gana la elección para la opinión pública.”

Por su parte, Juan José Llach repasa los principales rasgos del contexto internacional: “los mercados globales siguen optimistas, aunque no eufóricos, al compás del avance de la vacunación, el renacimiento de la economía y la aprobación del paquete social de Biden –llamado nada menos que “Ley de plan de rescate estadounidense” y agrega “los mercados no muestran euforia porque temen dos riesgos relevantes: la inflación y, asociada a ella, la suba de tasas de interés. Por ahora bolsas y commodities están firmes.”

 

En cuanto al panorama global, Llach señala el optimismo que se observa a nivel internacional respecto a la economía: “Confirmando anticipos propios y ajenos, las proyecciones de enero del FMI son optimistas, aunque diversas. El mundo crecería este año 5,5%, superando la caída del 2020, de tal modo que el PIB global al final de 2021 será algo mayor que el de fines de 2019, y aumentaría 6,1% hasta 2022. A la Argentina le iría peor porque caería 3,8% entre 2019 y 2022, en marcado contraste con la mejora de los países emergentes (8,9%), China (16,7%), los desarrollados (2,3%) y Brasil (1,5%).”

En lo que hace a la situación de nuestro país, Llach agrega: “Si las vacunas avanzaran con eficacia y rapidez también aquí y se definiera un rumbo de economía mixta como el de la enorme mayoría de países, el mundo sería menos hostil para la Argentina, ayudando a la negociación en marcha con el FMI por un acuerdo de facilidades extendidas y también a la reactivación de la economía.” Y finaliza “Aun así, es difícil que el acuerdo con el FMI se logre este año, porque las diferencias en materia fiscal son muy importantes y el gobierno hará cuanto esté a su alcance para no arriesgar el resultado de las elecciones, de por sí incierto.”

 

Y, en lo que hace al panorama político, Fracchiadestaca que “en líneas generales hay una visión pesimista de cómo van las cosas en cuanto a la política y la economía en el país. El presidente ha perdido el nivel de la popularidad que llegó a tener al inicio de la pandemia cuando la sociedad cerró filas en la terna Fernández, Kicillof y Larreta.” Y agrega: “La elección va a estar influida por el avance de la vacunación, por la inflación y por la unidad del Frente de Todos. Es clave ganar en la provincia de Buenos Aires y en especial en el conurbano. El que gana la provincia gana la elección para la opinión pública.”

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades