El blindaje es de casi US$ 40.000 millones

De la Rúa destacó que la ayuda financiera permitirá al país "encarar la recuperación económica". La mayor parte de ese dinero se destinará a pagar deuda pública. Machinea viaja a Nueva York.

19 diciembre, 2000

El Gobierno obtuvo un monumental blindaje financiero de US$ 39.700 millones, de acuerdo con lo anunciado ayer (lunes 18) por el presidente Fernando de la Rúa, quien afirmó que esa ayuda internacional “tiene una importancia inusitada” que permitirá al país “encarar la recuperación económica”.

Según lo programado, de los US$ 39.700 millones, 25.400 millones se desembolsarán hasta el 31 de diciembre de 2001 y en lo que resta del año en curso estarán disponibles 2.100 millones, explicó el ministro de Economía, José Luis Machinea.

Asimismo, la mayor parte de ese dinero será destinada a pagar vencimientos de deuda pública.

El objetivo del Gobierno es preservar, en la medida de lo posible, los fondos del blindaje para mantenerlos como un resguardo que aleje los temores de los inversores a una eventual cesación de pagos, mientras intenta volver a los mercados de capitales para financiarse.

Del total de la ayuda internacional, US$ 34.700 millones tendrán ese destino, mientras el resto, US$ 5.000 millones provenientes del Banco Mundial y del BID, se utilizarán para financiar programas de asistencia, como reformas en la salud, acceso a la vivienda en sectores de bajos ingresos y planes de empleo.

A partir de este momento, la estrategia del gobierno nacional –aseguró Machinea– será “esperar” hasta que los mercados estén dispuestos a financiar al país a “tasas razonables”.

La composición del blindaje es la siguiente: US$ 13.700 millones aportados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), 2.500 millones por el Banco Mundial, otros 2.500 millones por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), 1.000 millones por España, 10.000 millones por un conjunto de bancos privados, 3.000 millones por las AFJP y 7.000 millones por operaciones de canje de deuda.

De la Rúa retomó ayer su costumbre –últimamente delegada en el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo– de encabezar la reunión de ministros, esta vez realizada en la quinta de Olivos, para evaluar la instrumentación de la ayuda financiera.

Al ingresar al encuentro, la ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, vaticinó una “baja significativa” en la tasa de desocupación a partir del blindaje.

“No quiero dar números, pero creemos que va a haber una baja significativa del desempleo. Si ahora se aprovecha este impulso positivo se va a ver reflejado rápidamente en la baja de las cifras de la desocupación”, sostuvo Bullrich.

Machinea, por su parte, se refirió en el mismo sentido, al considerar que la confianza que el blindaje provocará entre los inversores hará crecer la economía a un ritmo superior al previsto en el presupuesto, y que ello permitirá reducir la alta desocupación.

Por otra parte, el ministro sostuvo que gracias al blindaje, ahora “nadie puede tener dudas o tener desconfianza sobre qué va a pasar con los impuestos” y afirmó que “los impuestos, si van para algún lado, es para abajo, lo hemos empezado a hacer, y no hay sorpresas, porque tenemos financiamiento”.

Machinea viajará esta noche a Nueva York, donde tiene previsto explicar a inversores y economistas el blindaje financiero otorgado a la Argentina.

El funcionario se reunirá mañana con el presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, William McDonough, y con un grupo reducido de economistas.

Viajará acompañado por el secretario de Finanzas, Daniel Marx, y el subsecretario de Financiamiento, Julio Dreizzen.

El Gobierno obtuvo un monumental blindaje financiero de US$ 39.700 millones, de acuerdo con lo anunciado ayer (lunes 18) por el presidente Fernando de la Rúa, quien afirmó que esa ayuda internacional “tiene una importancia inusitada” que permitirá al país “encarar la recuperación económica”.

Según lo programado, de los US$ 39.700 millones, 25.400 millones se desembolsarán hasta el 31 de diciembre de 2001 y en lo que resta del año en curso estarán disponibles 2.100 millones, explicó el ministro de Economía, José Luis Machinea.

Asimismo, la mayor parte de ese dinero será destinada a pagar vencimientos de deuda pública.

El objetivo del Gobierno es preservar, en la medida de lo posible, los fondos del blindaje para mantenerlos como un resguardo que aleje los temores de los inversores a una eventual cesación de pagos, mientras intenta volver a los mercados de capitales para financiarse.

Del total de la ayuda internacional, US$ 34.700 millones tendrán ese destino, mientras el resto, US$ 5.000 millones provenientes del Banco Mundial y del BID, se utilizarán para financiar programas de asistencia, como reformas en la salud, acceso a la vivienda en sectores de bajos ingresos y planes de empleo.

A partir de este momento, la estrategia del gobierno nacional –aseguró Machinea– será “esperar” hasta que los mercados estén dispuestos a financiar al país a “tasas razonables”.

La composición del blindaje es la siguiente: US$ 13.700 millones aportados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), 2.500 millones por el Banco Mundial, otros 2.500 millones por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), 1.000 millones por España, 10.000 millones por un conjunto de bancos privados, 3.000 millones por las AFJP y 7.000 millones por operaciones de canje de deuda.

De la Rúa retomó ayer su costumbre –últimamente delegada en el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo– de encabezar la reunión de ministros, esta vez realizada en la quinta de Olivos, para evaluar la instrumentación de la ayuda financiera.

Al ingresar al encuentro, la ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, vaticinó una “baja significativa” en la tasa de desocupación a partir del blindaje.

“No quiero dar números, pero creemos que va a haber una baja significativa del desempleo. Si ahora se aprovecha este impulso positivo se va a ver reflejado rápidamente en la baja de las cifras de la desocupación”, sostuvo Bullrich.

Machinea, por su parte, se refirió en el mismo sentido, al considerar que la confianza que el blindaje provocará entre los inversores hará crecer la economía a un ritmo superior al previsto en el presupuesto, y que ello permitirá reducir la alta desocupación.

Por otra parte, el ministro sostuvo que gracias al blindaje, ahora “nadie puede tener dudas o tener desconfianza sobre qué va a pasar con los impuestos” y afirmó que “los impuestos, si van para algún lado, es para abajo, lo hemos empezado a hacer, y no hay sorpresas, porque tenemos financiamiento”.

Machinea viajará esta noche a Nueva York, donde tiene previsto explicar a inversores y economistas el blindaje financiero otorgado a la Argentina.

El funcionario se reunirá mañana con el presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, William McDonough, y con un grupo reducido de economistas.

Viajará acompañado por el secretario de Finanzas, Daniel Marx, y el subsecretario de Financiamiento, Julio Dreizzen.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades