Servicios caros y deficientes

Esta nota sobre la insatisfacción de los usuarios y la posibilidad de sancionar a las empresas de servicios públicos que no cumplieran con el reglamento, fue publicada en Mercado en 1993, 26 años atrás.

24 octubre, 2019

En 1993, Adelco (Acción del Consumidor) recordaba que la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CNT) estaba autorizada desde noviembre del año anterior a sancionar a las compañías telefónicas si no cumplían con el reglamento del servicio básico.

En octubre de ese mismo año, Telecom y Telefónica habían recibido 827 quejas canalizadas por la entidad de defensa del consumidor sobre 2 millones de líneas en funcionamiento. Más de la mitad por falta de servicio y casi 30% por exceso de pulsos en la factura. En seis meses se contabilizaron 5.760 reclamos, de los cuales se dio respuesta a 4.708. El Movimiento de Usuarios Telefónicos, que atiende en la Cámara de Diputados, canalizó 7.000 protestas en 11 meses.

Ambas empresas sostenían que en un año redujeron a la cuarta parte el promedio diario de teléfonos descompuestos. El usuario, según la encuesta encargada por MERCADO, no aprecia que haya sido para tanto. La evaluación de la calidad del servicio telefónico se divide por tercios: 20% de satisfechos, 19% más o menos y 17% disconformes; 44% declaró no tener teléfono. La clase media se destacaba entre los que estaban a favor y los sectores más pudientes (en especial desde la Capital) eran los más críticos. Las proporciones se repiten en lo referente a la telefonía pública, aunque entre los disconformes se inscribían los niveles sociales más bajos. Donde los juicios se cohesionaban era en cuanto a la tarifa, que más de la mitad considera muy cara o más o menos. Los mayores de 60 años y la clase media se encontraban entre los primeros, mientras que los más pudientes se enrolaban en la fila de los moderados.

Actualmente, la comunicación evolucionó de manera tal que los teléfonos fijos fueron superados ampliamente por nuevas tecnologías. Sin embargo, el reclamo sigue estando en vigor dado que estas mimas compañías también evolucionaron y, además de brindar el servicio telefónico por el cual se reclamaba en 1993, prestan el servicio de telefonía móvil e Internet.

Los reclamos por las fallas del servicio son regulares, lentitud, falta de señal y precios altos, son solo algunas. Por lo cual, se puede observar que los años pasan y las empresas se transforman, pero los desperfectos siguen estando presentes, a pesar de las amenazas de sanciones por parte del Estado y de las reiteradas quejas de los usuarios.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades