El modelo de la economía de la suscripción es imparable

Aunque ya era una tendencia que venía acelerada pre pandemia, las cuarentenas y los aislamientos impulsaron aún más el fenómeno del acceso a partir de suscripciones, que ya han crecido casi 6 veces en los últimos 9 años.

Así surge de estudios de Zuora que miden el crecimiento en el volumen de negocio de productos y servicios basados ​​en la suscripción. Las empresas de suscripción han crecido de forma constante entre 5 y 8 veces más rápido que las empresas tradicionales, según el informe SEI (Subscription Economy Index), es decir, queda totalmente evidenciada la preferencia por el uso de servicios de suscripción sobre la propiedad de productos físicos.

Ya se habla incluso del “homo suscriptor” un consumidor que se ve seducido por una economía impulsada por el pago de una tarifa plana por contenido o servicio, que se extendió agresivamente más allá del entretenimiento hasta sectores como belleza, lifestyle, gastronomía, fitness, entre muchos otros.

Son interesantes algunos números: durante la pandemia las suscripciones a servicios de streaming de video se multiplicaron por 7 en marzo pasado con respecto a las registradas en los 12 meses anteriores. De hecho Netflix sumó 15 millones de suscriptores nuevos por la crisis sanitaria.

En cuanto a las suscripciones a medios de comunicación y noticias digitales, se  multiplicaron por tres, lo mismo que las efectuadas a servicios de enseñanza a distancia. Las suscripciones de software (videoconferencia o las herramientas de colaboración online) se  multiplicaron por 1,4. Estos servicios son claramente los que permiten a los grupos de trabajo seguir funcionando en remoto.

Lo que se puede advertir también aquí es que las personas parecen sentirse más conectadas con aquellas empresas con las que tienen suscripción directa porque tiene lugar un efecto acumulativo y cualitativo en la construcción de una relación marca/consumidor.

¿Qué es lo que las marcas y servicios tienen que tener en cuenta en este sentido? Ofrecer a los consumidores modelos de suscripción con opciones flexibles y personalizadas, a las que acceden cuando ellos deseen y a medida de sus necesidades. Por ejemplo en los casos de gimnasios, clubes o viajes que sí vieron caer los niveles de adhesión a suscripciones, el camino puede ser entender qué es exactamente lo que necesitan las personas en medio de este escenario atípico.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades