Sothebys vende fabulosos huevos Fabergé de la colección Forbes

Las últimas piezas de una legendaria colección – los nueve huevos imperiales Fabergé de la Rusia zarista coleccionados por Malcolm Forbes, el magnate del negocio editorial, saldrán a la venta en abril, según anunció la casa de remates Sotheby’s.

La colección saldrá a remate junto con otros 180 objetos Fabergé
que integran la colección Forbes. Sotheby´s calcula obtener por todo no
menos de US$ 90 millones.
Entre los miles de interesados figuran coleccionistas rusos, enriquecidos en los
últimos años, el Kremlin, poseedor de gran parte del tesoro de huevos
imperiales y la familia real británica, propietaria de una importante colección
Fabergé.

Los extraordinarios materiales y exquisito arte con que se fabricaron los huevos,
además de su tamaño (la mayoría no mide más de 15
cm de largo) los convierte tal vez en los objetos de adorno más lujosos
jamás construidos. Entre los tesoros está el hermosísimo
Huevo de la Coronación, que el zar Nicolás II regaló la emperatriz
Alexandra para la Pascua de 1987 en conmemoración de su ascensión
al trono. El huevo tiene en su interior un compartimiento forrado en terciopelo
que contiene una réplica de la carroza en la que Alexandra hizo su entrada
triunfal a Moscú. El exterior de la pieza está esmaltado en oro,
y recamado en diamantes y cristal de roca. Sotheby´s calcula que por esa pieza
se obtendrán entre US$ 18 y 24 millones.

Rusia y los huevos de Pascua

La Pascua es la festividad más importante en el calendario de la Iglesia
Ortodoxa Rusa . Se celebra intercambiando huevos y tres besos. Los huevos Fabergé
comenzaron en 1884 con un huevo de Pascua hecho para que el zar Alejandro III
regalara a la zarina María Feodorovna. Como la emperatriz hizo de aquel
huevo una especie de símbolo de sus pagos de origen, desde entonces se
acordó que Fabergé haría un huevo de Pascua todos los años
para María. El joyero diseñó huevos de Pascua durante otros
once años hasta la muerte de Alejandro III. Su hijo, Nicolás II,
continuó con la tradición. Acordó con el joyero que el
regalo de Pascua tendría siempre la forma de un huevo y que adentro traería
una sorpresa. Esos proyectos se convirtieron en la prioridad número uno
de la compañía, en la que los más afamados diseñadores
y orfebres los planificaban y preparaban con mucha anticipación y la
sorpresa era siempre un secreto.

Los diseños para los “huevos imperiales” estaban inspirados
en obras de arte históricas que Fabergé imitaba o copiaba del
Hermitage o durante sus viajes. También se ve en muchos de sus diseños
una interesante representación de lo que ahora es historia rusa. Conmemoran
la coronación del Zar Nicolás II, la inauguración del tren
Trans-siberiano y muchos otros aniversarios. Hay huevos que muestran el yate
imperial Standart, la catedral de Uspensky, el palacio Gatchina y, los del tiempo
de la guerra, la cruz roja y el ejército.

El remate

El primer huevo imperial, el “huevo de la gallina”, tiene un esmalte
blanco exterior con una banda dorada en el centro que, girando, se abre para
revelar una gallina de oro sosteniendo una yema de oro. Por ése Sotheby´s
estima obtener entre US$ 3 y 4 millones. También se venderá el
último huevo encargado por Alejandro III y presentado en 1894. Consiste
en una caja con forma de huevo, tallada en ágata blanca sobre la cual
se ha montado un enrejado de oro y piedras preciosas. Por esa pieza Sotheby´s
calcula obtener entre IS$ 5 y 7 millones.

La venta incluirá otros diseños Fabergé: una regadera en
miniatura tallada de una sola pieza de jade y un conejo de cornalina (ágata
color sangre) con ojos de diamante, que perteneciera a la emperatriz Maria Feodorovna.

La familia Forbes

Christopher Forbes, vicepresidente de Forbes, dijo esta semana a la prensa
que él y sus hermanos comenzaron a considerar seriamente la venta del
resto de la colección de su padre en el año 2002, cuando la casa
Christie´s vendió otra obra Fabergé – el huevo imperial de invierno
– en US$ 9,5 millones. A partir de ese momento, añadió, la familia
comenzó a recibir ofertas de coleccionistas de todo el mundo, deseosos
de pagar fortunas por los huevos de pascua.

Según Peter Schaffer, dueño de un anticuario en la Quinta Avenida,
la familia Forbes está aprovechando el momento. Es un buen momento para
vender piezas de arte.

Desde la muerte de Malcolm Forbes en 1990, sus cinco hijos han ido vendiendo
partes de la colección Fabergé, aunque sin tocar los huevos imperiales.
También en estos tres años la Revista Forbes, la más importante
de las compañías de la familia, ha sufrido una caída de
50% en sus ingresos publicitarios. Interrogado al respecto, Christopher Forbes
dijo que la caída en los ingresos de la compañía nada tuvo
que ver en la decisión suya y de sus hermanos de vender la última
parte de la colección, incluidos los huevos imperiales

Los objetos se expondrán al público en la casa central de Sotheby´s
– York Avenue – del 12 al 19 de abril. La venta se realizará los días
20 y 21 de abril.

La colección saldrá a remate junto con otros 180 objetos Fabergé
que integran la colección Forbes. Sotheby´s calcula obtener por todo no
menos de US$ 90 millones.
Entre los miles de interesados figuran coleccionistas rusos, enriquecidos en los
últimos años, el Kremlin, poseedor de gran parte del tesoro de huevos
imperiales y la familia real británica, propietaria de una importante colección
Fabergé.

Los extraordinarios materiales y exquisito arte con que se fabricaron los huevos,
además de su tamaño (la mayoría no mide más de 15
cm de largo) los convierte tal vez en los objetos de adorno más lujosos
jamás construidos. Entre los tesoros está el hermosísimo
Huevo de la Coronación, que el zar Nicolás II regaló la emperatriz
Alexandra para la Pascua de 1987 en conmemoración de su ascensión
al trono. El huevo tiene en su interior un compartimiento forrado en terciopelo
que contiene una réplica de la carroza en la que Alexandra hizo su entrada
triunfal a Moscú. El exterior de la pieza está esmaltado en oro,
y recamado en diamantes y cristal de roca. Sotheby´s calcula que por esa pieza
se obtendrán entre US$ 18 y 24 millones.

Rusia y los huevos de Pascua

La Pascua es la festividad más importante en el calendario de la Iglesia
Ortodoxa Rusa . Se celebra intercambiando huevos y tres besos. Los huevos Fabergé
comenzaron en 1884 con un huevo de Pascua hecho para que el zar Alejandro III
regalara a la zarina María Feodorovna. Como la emperatriz hizo de aquel
huevo una especie de símbolo de sus pagos de origen, desde entonces se
acordó que Fabergé haría un huevo de Pascua todos los años
para María. El joyero diseñó huevos de Pascua durante otros
once años hasta la muerte de Alejandro III. Su hijo, Nicolás II,
continuó con la tradición. Acordó con el joyero que el
regalo de Pascua tendría siempre la forma de un huevo y que adentro traería
una sorpresa. Esos proyectos se convirtieron en la prioridad número uno
de la compañía, en la que los más afamados diseñadores
y orfebres los planificaban y preparaban con mucha anticipación y la
sorpresa era siempre un secreto.

Los diseños para los “huevos imperiales” estaban inspirados
en obras de arte históricas que Fabergé imitaba o copiaba del
Hermitage o durante sus viajes. También se ve en muchos de sus diseños
una interesante representación de lo que ahora es historia rusa. Conmemoran
la coronación del Zar Nicolás II, la inauguración del tren
Trans-siberiano y muchos otros aniversarios. Hay huevos que muestran el yate
imperial Standart, la catedral de Uspensky, el palacio Gatchina y, los del tiempo
de la guerra, la cruz roja y el ejército.

El remate

El primer huevo imperial, el “huevo de la gallina”, tiene un esmalte
blanco exterior con una banda dorada en el centro que, girando, se abre para
revelar una gallina de oro sosteniendo una yema de oro. Por ése Sotheby´s
estima obtener entre US$ 3 y 4 millones. También se venderá el
último huevo encargado por Alejandro III y presentado en 1894. Consiste
en una caja con forma de huevo, tallada en ágata blanca sobre la cual
se ha montado un enrejado de oro y piedras preciosas. Por esa pieza Sotheby´s
calcula obtener entre IS$ 5 y 7 millones.

La venta incluirá otros diseños Fabergé: una regadera en
miniatura tallada de una sola pieza de jade y un conejo de cornalina (ágata
color sangre) con ojos de diamante, que perteneciera a la emperatriz Maria Feodorovna.

La familia Forbes

Christopher Forbes, vicepresidente de Forbes, dijo esta semana a la prensa
que él y sus hermanos comenzaron a considerar seriamente la venta del
resto de la colección de su padre en el año 2002, cuando la casa
Christie´s vendió otra obra Fabergé – el huevo imperial de invierno
– en US$ 9,5 millones. A partir de ese momento, añadió, la familia
comenzó a recibir ofertas de coleccionistas de todo el mundo, deseosos
de pagar fortunas por los huevos de pascua.

Según Peter Schaffer, dueño de un anticuario en la Quinta Avenida,
la familia Forbes está aprovechando el momento. Es un buen momento para
vender piezas de arte.

Desde la muerte de Malcolm Forbes en 1990, sus cinco hijos han ido vendiendo
partes de la colección Fabergé, aunque sin tocar los huevos imperiales.
También en estos tres años la Revista Forbes, la más importante
de las compañías de la familia, ha sufrido una caída de
50% en sus ingresos publicitarios. Interrogado al respecto, Christopher Forbes
dijo que la caída en los ingresos de la compañía nada tuvo
que ver en la decisión suya y de sus hermanos de vender la última
parte de la colección, incluidos los huevos imperiales

Los objetos se expondrán al público en la casa central de Sotheby´s
– York Avenue – del 12 al 19 de abril. La venta se realizará los días
20 y 21 de abril.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades