BODEGÓN / INFORMAL

La Bumón, el bodegón cool

Abierto en los inicios del 2016, propone una carta breve e inteligente: platos de factura impecable que combinan productos orgánicos de estación y sabores deliciosos. Es un restaurante de sommelier, por lo que el vino es gran protagonista. Excelente relación precio calidad.

El nombre suena francés, pero es un artilugio, un señuelo divertido. La Bumón significa “La Buena Morfa Nuestra”, en el más puro acento criollo. Y el desglose de la palabra cumple las promesas, porque si algo sucede en este local recién abierto en las fronteras tranquilas del polo gastronómico de Palermo es justamente eso: hay ricos platos sin pretensiones, bien elaborados, con gran respeto por el producto y una inteligente combinación de sabores. El dueño es Santiago Mymicopulo, factótum del excelente restó Casa Coupage. Y como buen sommelier, los vinos tienen un lugar preponderante en esta propuesta.  A cargo del diseño de la carta está el chef Martín Lukesch (Knock, Primum), quien formó equipo con Eduardo Garzón (ex Oporto) y Leonardo Govetto Sosa (ex Chila). Una vez puestas todas las cucardas sobre la mesa, lo que importa es la experiencia y en La Bumón es muy gratificante.

Ya el edificio es acogedor: una esquina palermitana con ventanles que dejan ver las calles; una casona reciclada que conserva con hidalguía los detalles originales invita a pasar. Lo primero que impacta es una sección del piso de vidrio y debajo, la cava donde se realizan una vez por mes catas dirigidas por especialistas para comensales ávidos de información (también se puede comprar cualquiera de las 100 etiquetas que contiene o elegir una degustación de tres copas para la cena). Un salón austero, con muebles de estilo (mesas amplias y sillas tapizadas) y luces puntuales conforman un “todo” ameno.

¿Qué comer? La carta es breve y se nutre de alimentos orgánicos (todos los que pueden): pollo de granja, carne de pastoreo, verduras de huertas sustentables. Durante varios meses investigaron el mercado para elegir productos artesanales, con trazabilidad. El foco está puesto en  las distintas variedades de carnes y en guarniciones originales, que vienen en porciones originales. Va un recorrido posible: tataki de trucha con choclo, jengibre y salsa holandesa ($ 140) o mollejas con crema coliflor, brócoli y limón ($ 150), de entrada. De principal: bife de chorizo con puré de zapallo cabutia, pimientos y puerros ($ 240) o pasta seca con crema de ciboulette, hongos frescos y albahaca ($ 140). El final no podía ser más dulce: créme brulée con cerezas o uvas ($ 90); chocolate con texturas de mandarina ($ 100) o peras infusionadas al vino blanco e hierbas ($ 95).

No hay gaseosas ni bebidas saborizadas; mucho mejor. Pida té helado con especias; licuados recién preparados o limonadas. Los domingos, brunch a todo trapo. Verá que al fondo del salón funciona un espacio privado. Es Casa Coupage, el restaurante hermano mayor de La Bumón, que tiene una propuesta diferente: menú por pasos, degustaciones de vino, siempre con reserva.

 

La Bumón abre desde media mañana de miércoles a domingos; de martes a sábados para cena; y los domingos, brunch. Francisco Acuña de Figueroa 1800 – 4861-3644 – infolabumon@gmail.com Más info en: facebook.com/la.bumon

 

 

Notas Relacionadas
Tapa octubre 2019

Suscripción Digital

Tapa octubre 2019

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades