Una Internet interespecies

Vinton Cerf, el inventor del protocolo TCP/IP dijo durante una conferencia TED en el mes de marzo que algún día Internet se podrá usar como medio de comunicación con otras especies, ya se hable de animales o de especies de otros planetas.

En una audaz charla en la Sesión 10 de TED2013, cuatro pensadores se reunieron para lanzar la idea de la internet interespecies. Cad auno habló cuatro minutos y luego pasó la posta al siguiente, armando así el relato entre todos.
La charla comenzó con Diana Reiss, psicóloga cognitiva que estudia la inteligencia de los animales. Mostró un video de un delfín haciendo piruetas en el agua Pero ese delfín no estaba jugando para la cámara, estaba observándose en un espejo de doble cara. “Un delfín tiene conciencia de sí mismo”, dijo Reiss. “Antes creíamos que ésta era una cualidad exclusivamente humana, pero los delfines no son los únicos animales no-humanos en mostrar autorreconocimiento en un espejo. Los simios, nuestros parientes más cercanos, también muestran”. Y lo mismo ocurre con los elefantes y hasta con las urracas. 
Reiss explicó su trabajo con delfines: les ha estado enseñando a comunicarse a través de un tablero sumergible con símbolos que se corresponden con silbidos y actividades juguetonas. A través de ese tablero, los delfines aprendieron a realizar actividades a pedido, y también a expresar sus deseos de realizar actividades. 
“No se puede pensar en algo más extraño que un delfín. Nos separan 95 millones de años de evolución divergente.  Ellos son verdaderos no-terrestres”. Y sin embargo observamos aprendizaje autoorganizado.
Tomó la posta en el podio el músico Peter Gabriel para decir que siempre la había fascinado el tema de la comunicación con los animales y que, a fuerza de observarlos, tenía la sensación de que ellos son más hábiles para  entender nuestro lenguaje que nosotros el de ellos. Se unió al equipo, dice, con la meta de escribir música con un animal. 
En un video que arrancó exclamaciones al público, Gabriel mostró un chimpancé con un teclado. Si bien antes ya los chimapncés habían sido presentados a los instrumentos de percusión y los golpeaban con sus puños, esta era la primera vez que un chimpancé  ante un teclado. Y, conacompañamiento, tocaba una música increíble. 
“Ella (la chimpancé) descubre una nota que le gusta, encuentra la octaba, dice Gabriel . Y comenzamos el sueño, qué pasaría si pudieramos encontrar nuevas interfaces – visuales, de audio – que nos permitan  comunicarnos con estos seres increíbles que comparten con nosotros el planetaâ€. 
Luego tocó el turno a Neil Gershenfeld, director del Center for Bits and Atoms del MIT, quien dijo que Internet es una maravilla pero que nos hemos olvidado del resto del planeta. Luego realizó una videoconferencia en tiempo real con animales: un orangután, delfines del Acuario de Baltimore y elefantes en Tailandia. A Gershenfeld se lo conoce por su trabajo en la internet de las cosas. El piensa que los animales también pueden ser parte. “Estamos comenzando a pensar en integrar al resto de la biomasa del planeta a la Internetâ€, dijo. 
finalmente tomó la palabra Vint Cerf, el líder del equipo, quien complementó lo dicho por sus colaboradores diciendo que “hace 40 años escribimos el programa de internet. Hace 30 años lo encendimos. Creíamos que estábamos construyendo un sistema para conectar computadoras, pero pronto aprendimos que era un sistema para conectar personas”.
Y desde entonces la red ha crecido así, gracias a las personas. Fue originalmente concebida como una solución extrema en caso de una guerra mundial que permitiría que las comunicaciones fluyeran aun cuando otros sistemas estuvieran caídos.
Pero se transformó en directorios, buscadores, sitios de comercio electrónico, educación virtual, noticias y redes sociales gracias a sus usuarios.
Y hoy esas personas están transfiriendo Internet a la naturaleza para que en un futuro no muy lejano diferentes especies se puedan comunicar entre sí, sin importar si se trata de delfines, zorros, ballenas, gatos o perros.
Internet funciona bajo el mismo principio: la interconexión de distintos dispositivos sin importar su color o tamaño, país de procedencia, sistema operativo, lenguaje o patrón de conducta. Sin importar sus diferencias, todos los dispositivos se conectan a la red de redes.
¿Por qué tendría que ser diferente con los organismos vivos? Todos tenemos las mismas necesidades, el mismo código de programación. Comemos, nos reproducimos y nos comunicamos. Encontrar un lenguaje común que todos podamos hablar no es una idea tan descabellada. Después de todo si las computadoras lo hicieron, ¿por qué los seres vivos no podríamos?
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades