Toshiba le saca pingües negocios DVD a Sony

Sony ha sufrido un serio revés en su intento de definir parámetros para la próxima generación de videodiscos digitales de alta definición (HD-DVD). Cuatro estudios de Hollywood optaron por una propuesta diferente, la de su rival Toshiba.

30 noviembre, 2004

Se trataba de una apuesta decisiva para Sony, que no quería repetir una derrota de hace varios años, relacionada con la tecnología para videograbadores de cinta. En aquel momento, su Betamax fue vencida por el formato VHS, de Japan Victor Corporation (JVC), aunque la tecnología de Sony fuese superior a juicio de muchos especialistas.

En realidad, en el caso actual, los parámetros Sony para HD-DVD ya habían sido rechazados por las fabricantes japoneses de equipos. Eso le abrió el camino a Toshiba y, ahora, Sony recibió un golpe en Hollywood. Al anunciar Paramount Pictures, Universal Pictures, New Cine Cinemas y Warner Brothers que adoptarán Toshiba, varios observadores creyeron verse ante otro “caso Betamax”.

En realidad, la variante de alta definición elegida fue propuesta en conjunto por Toshiba y Nippón Electric Co. (NEC). Salvo Universal, que tiene previsto un lanzamiento HD-DVD para 2005, el resto recién estará en mercado con títulos en esa tecnología durante 2006.

El rechazo de los estudios puede abortar el proyecto Sony, llamado “disco de rayo azul” (blue-ray disc, BRD), una tecnología algo compleja. Hollywood, en cambio, prefiere parámetros más simples. “Al elegir Toshiba-NEC –explicaban dos ejecutivos cinematográficos-, la actividad envía una clara señal sobre qué tipos de tecnología preferirá en el mediano plazo”.

Los DVD de próxima generación, pues, podrán grabar una película en alta definición y, se supone, reemplazarán la tecnología actual desde 2006. Pero eso exige que, antes, se difunda la transmisión digital; al menos en las economías centrales. Los futuros HD-DVD incorporarán dispositivos antipiratería y serán mucho más difíciles de copiar que los DVD en mercado. Esto es clave para los estudios, cuyos ingresos dependen más de DVD que de salas cinematográficas.

Las cuatro compañías que optan por Toshiba representan 45% de los contenidos en DVD alrededor del mundo. Por ende, haber perdido esta batalla por un formato futuro pone en tela de juicio la estrategia de Sony, que busca sinergias entre hardware y software. La firma sostiene haber planeado su presencia en Hollywood en parte para ganar ese tipo de combates.

Pero, en tanto la Blue-ray Disc Association incluye muchos fabricantes de PC y casi todos los de electrónica para uso final (mal llamada “de consumo”), en esta oportunidad la tecnología era apoyada sólo por… Sony Pictures Entertainment, una red cuyos cables están perdiendo audiencia a causa de una programación reiterativa. La mayor ventaja del rayo azul es su capacidad almacenar más que el HD-DVD. Pero, para Hollywood, es más barato convertir líneas de produccióm de DVD a HD-DVD.

Se trataba de una apuesta decisiva para Sony, que no quería repetir una derrota de hace varios años, relacionada con la tecnología para videograbadores de cinta. En aquel momento, su Betamax fue vencida por el formato VHS, de Japan Victor Corporation (JVC), aunque la tecnología de Sony fuese superior a juicio de muchos especialistas.

En realidad, en el caso actual, los parámetros Sony para HD-DVD ya habían sido rechazados por las fabricantes japoneses de equipos. Eso le abrió el camino a Toshiba y, ahora, Sony recibió un golpe en Hollywood. Al anunciar Paramount Pictures, Universal Pictures, New Cine Cinemas y Warner Brothers que adoptarán Toshiba, varios observadores creyeron verse ante otro “caso Betamax”.

En realidad, la variante de alta definición elegida fue propuesta en conjunto por Toshiba y Nippón Electric Co. (NEC). Salvo Universal, que tiene previsto un lanzamiento HD-DVD para 2005, el resto recién estará en mercado con títulos en esa tecnología durante 2006.

El rechazo de los estudios puede abortar el proyecto Sony, llamado “disco de rayo azul” (blue-ray disc, BRD), una tecnología algo compleja. Hollywood, en cambio, prefiere parámetros más simples. “Al elegir Toshiba-NEC –explicaban dos ejecutivos cinematográficos-, la actividad envía una clara señal sobre qué tipos de tecnología preferirá en el mediano plazo”.

Los DVD de próxima generación, pues, podrán grabar una película en alta definición y, se supone, reemplazarán la tecnología actual desde 2006. Pero eso exige que, antes, se difunda la transmisión digital; al menos en las economías centrales. Los futuros HD-DVD incorporarán dispositivos antipiratería y serán mucho más difíciles de copiar que los DVD en mercado. Esto es clave para los estudios, cuyos ingresos dependen más de DVD que de salas cinematográficas.

Las cuatro compañías que optan por Toshiba representan 45% de los contenidos en DVD alrededor del mundo. Por ende, haber perdido esta batalla por un formato futuro pone en tela de juicio la estrategia de Sony, que busca sinergias entre hardware y software. La firma sostiene haber planeado su presencia en Hollywood en parte para ganar ese tipo de combates.

Pero, en tanto la Blue-ray Disc Association incluye muchos fabricantes de PC y casi todos los de electrónica para uso final (mal llamada “de consumo”), en esta oportunidad la tecnología era apoyada sólo por… Sony Pictures Entertainment, una red cuyos cables están perdiendo audiencia a causa de una programación reiterativa. La mayor ventaja del rayo azul es su capacidad almacenar más que el HD-DVD. Pero, para Hollywood, es más barato convertir líneas de produccióm de DVD a HD-DVD.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades