Primer control robótico no invasivo

Crean un brazo robot controlado por el cerebro sin implante.

 Un equipo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon con otro de la Universidad de Minnesota logró que un brazo robótico totalmente controlado por la mente pueda seguir al cursor de una computadora.

 

La posibilidad de poder controlar dispositivos robóticos sin elementos invasivos dentro del cerebro y usando solo pensamientos ampliará enormemente la gama de aplicaciones. En particular, transformará la vida de pacientes con parálisis y aquellos con desórdenes del movimiento.

La tecnología noninvasive brain-computer interface (BCI) se desempeña bien controlando dispositivos robóticos pero usando solamente las señales detectadas por un implante cerebral. Hasta ahora funcionaban usando esos implantes. Pero eso requiere mucha intervención médica, y mucha experiencia quirúrgica para instalarlos correctamente con todos los riesgos que eso significa. Por eso el uso ha sido muy limitado hasta ahora a determinados casos clínicoss.

 

El gran desafío en investigación BCI es desarrollar tecnología menos invasiva o totalmente no invasiva que permita a pacientes paralíticos controlar el ambiente que los rodea o controlar extremidades robóticas usando solamente sus “pensamientos”. Esa tecnología revolucionará la vida de muchos pacientes con limitaciones de movimiento. 

Cuando esos dispositivos se puedan controlar con alta precisión se podrán usar para realizar una cantidad de tareas cotidianas.

Por eso es importante el logro en Carnegie Mellon. Es un primer paso hacia ese futuro.

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades