Australia admite una denuncia por contenidos en la Red

La Corte Suprema australiana, en polémico fallo, dictaminó que los tribunales de ese país tienen jurisdicción sobre informaciones transmitidas por Internet. La causa era contra una publicación de la agencia Dow Jones.

13 diciembre, 2002

La máxima instancia jurídica de Australia, en efecto, decidió
el martes que las informaciones por la Red, si tienen carácter difamatorio,
competen a los jueces locales -o sea, del país receptor-, no a los del
país originario. Por ende, se desestima una apelación interpuesta
por la agencia de noticias económicas y financieras Dow Jones. La firma
había sido demandada por Joseph Gutnick, potentado minero. Y quería
que el caso pasase a la justicia estadounidense.

Gutnick accionó contra Dow Jones por un artículo en la revista Barron´s
(que edita el grupo), octubre de 2000, donde se lo sindicaba como principal cliente
de Nachum Goldberg, un operador condenado por evasión tributaria. El punto
clave era si la presunta calumnia "residía" en Nueva Jersey (donde
están los servidores editoriales) o en Victoria, la provincia donde "tuvo
efecto" el artículo.

"Este fallo afecta a todos los medios de comunicación virtual en el
mundo", sostiene Peter Coroneos, de la Australian Internet Association. "Si
el recurso se hubiese presentado en EE.UU., Dow Jones podría haberse amparado
en la primera enmienda constitucional. Pero Australia, como Gran Bretaña,
carece de constitución escrita".

La máxima instancia jurídica de Australia, en efecto, decidió
el martes que las informaciones por la Red, si tienen carácter difamatorio,
competen a los jueces locales -o sea, del país receptor-, no a los del
país originario. Por ende, se desestima una apelación interpuesta
por la agencia de noticias económicas y financieras Dow Jones. La firma
había sido demandada por Joseph Gutnick, potentado minero. Y quería
que el caso pasase a la justicia estadounidense.

Gutnick accionó contra Dow Jones por un artículo en la revista Barron´s
(que edita el grupo), octubre de 2000, donde se lo sindicaba como principal cliente
de Nachum Goldberg, un operador condenado por evasión tributaria. El punto
clave era si la presunta calumnia "residía" en Nueva Jersey (donde
están los servidores editoriales) o en Victoria, la provincia donde "tuvo
efecto" el artículo.

"Este fallo afecta a todos los medios de comunicación virtual en el
mundo", sostiene Peter Coroneos, de la Australian Internet Association. "Si
el recurso se hubiese presentado en EE.UU., Dow Jones podría haberse amparado
en la primera enmienda constitucional. Pero Australia, como Gran Bretaña,
carece de constitución escrita".

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades