El desafío transatlántico

El año pasado, la alemana Daimler-Benz y la estadounidense Chrysler se fusionaron, dando lugar a una gigante automotriz inimaginada hasta poco antes, con ingresos por US$ 145.000 millones y 430.000 empleados en 200 países. Jürgen Schrempp, presidente del directorio de la nueva firma, opina sobre cómo, a medida que las corporaciones se globalizan, los gobiernos nacionales tendrán cada vez menos influencia.

17 noviembre, 2012

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.