Ética, autorregulación y libertad de expresión

Silencioso, paciente y contando como casi única arma con el prestigio de sus miembros, el trabajo del Comité de Autorregulación Publicitaria intenta proteger mucho más que las buenas formas o las costumbres. La estrategia es evitar que los avisos molesten por su contenido a personas o grupos sociales; que no ofendan la moral o el buen gusto; y que no violen ninguna ley.

17 noviembre, 2012

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.

Compartir: