“Haz lo que creas y no lo que diga el FMI”

La reticencia a cumplir las promesas al Fondo se combinó con exportaciones y consumo interno expansivos. A su vez, esto reflejaba mejores precios agrícolas y aumento del ingreso familiar, junto con el endeudamiento de las personas. Los dos últimos factores contradecían abiertamente el recetario del organismo internacional. Con China como nueva locomotora (papel tradicional de Japón hasta la recesión iniciada en 1991), no sólo Tailandia se ha enganchado al tren. Las proyecciones sobre PBI para este año apuntan a 4% en Malasia, 3,7% en Surcorea y 4,5% en Filipinas, Hongkong y Singapur. Al cabo de la crisis, muchos analistas admiten que cierto grado de previsión y prudencia hubiese acotado daños. Por Carlos Scavo

17 noviembre, 2012

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.