Control y gestión de calidad

IRAM, claves para un desarrollo sostenible

Si bien no todas las actividades económicas deben llevar a cabo certificaciones específicas, se trata de un poderoso instrumento de competitividad. Contar con certificaciones de distinto tipo ofrece, tanto a los clientes como al resto de los stakeholders, una garantía de calidad de los productos y servicios ofrecidos, implementación de buenas prácticas, de eficiencia en la gestión empresarial y, en particular, abre puertas a los mercados externos.

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.