Una nueva tecno–filosofía

¿Puede el hombre controlar su destino tecnológico?

Con la soberbia que siempre ha caracterizado al género humano suponemos que nuestro cerebro es el centro del universo innovador; que las ideas que llevan al progreso tecnológico nacen de nuestras mentes. Dos pensadores –Copérnicos actuales– afirmen que eso no es así.

20 octubre, 2015

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.

Compartir: