Imprevistas dificultades para Turquía

El problema no es un Gobierno islámico: es el autoritarismo

Para Recep Tayyip Erdogan, el exitoso primer ministro del país que está aprendiendo a digerir situaciones hasta hace poco inimaginables, el razonamiento es claro: si ha ganado tres elecciones seguidas (lleva más de 10 años en el poder), la última con 45% de los votos, cómo es posible que dos millones de manifestantes se atrevan a ganar la calle en su contra.

22 octubre, 2013

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.