Social Commerce: qué es y cómo funciona la nueva manera de comprar online

El carrito de compras tradicional parece quedar lentamente en el olvido.

Con el alza indiscutida de los usuarios de Internet el reciente año, que supera los 4 billones de usuarios, sumada a los 3,5 billones de usuarios de social media que crecen a razón de 9% cada año, y la para nada despreciable cifra de 5 billones de usuarios de smartphones en todo el mundo, es de esperar que el escenario del comercio electrónico tal como se conoce cambie su color.

La accesibilidad a los dispositivos, el desarrollo de aplicaciones cada vez más intuitivas y transaccionales configuran una nueva forma de hacer las cosas. En este contexto, nace el Social Commerce en la vida cotidiana de los consumidores.

“Este utiliza funcionalidades de las redes sociales para generar ventas online como canal propio. Es decir, además de tener un componente social, de entretenimiento y contenido, las redes evolucionaron al punto de desarrollar transacciones. Esta evolución fue natural y en ascenso, por la tendencia de los usuarios a pasar más tiempo en las redes”, indicó Federico Aon, director de Comercio e Indrustia en Snoop Consulting.

La diferencia central respecto al e-commerce tradicional está en el ciclo de compra. “El Social Commerce es un poco más flexible e informal. Aprovecha la espontaneidad de las redes sociales. De esta manera, se establece un proceso de compra más directo en las redes sociales. En un solo lugar se puede consultar, comprar, valorar, compartir una experiencia y recomendar un producto/servicio de manera inmediata y hasta crear una comunidad en torno a una marca o empresa (las fanpages y grupos cerrados)”, explicó Aon.

El ecosistema robusto de las redes sociales fortalece la toma de decisiones, 87% de los compradores online declara que se apoyan en ellas antes de realizar una compra.

¿Cuáles son las redes más propicias para vender?

Desde Snoop Consulting mencionan a Facebook como una de las más preparadas, con herramientas específicas de venta online con Facebook Marketplace. Otras redes propicias son Pinterest, por ser una “vidriera virtual” de productos, e Instagram que ya cuenta con Instagram Shopping, un catálogo de productos al que se pueden etiquetar los precios y traccionar a un sitio.

TikTok, la red social asiática basada en compartir vídeos musicales que ya superó los 500 billones de usuarios, también reconoció la importancia del Social Commerce e incorporó links de compra a los videos y perfiles.

Para las PyMEs, esta puede ser una gran oportunidad. “Aporta dinamismo tanto en la experiencia de compra, como en el proceso que atraviesa el usuario. El engagement es clave para hacer una lectura sobre qué dicen y sienten los usuarios de nuestros productos o servicios en las redes sociales. Analizar las métricas de Social Media se vuelve fundamental para reforzar y mejorar en el corto plazo la experiencia. Así el Social Commerce se convierte en un herramienta integradora entre ventas online y atención al cliente”, detalló Aon.

Detectar nuevos comportamientos en los usuarios, permite agilidad para tomar decisiones. Ya no hace falta tener una gran infraestructura para conocer a la audiencia o contar con una gran inversión publicitaria.

El Social Commerce llegó para quedarse y las marcas lo saben. Solo se trata de sumarse para ofrecer una mejor experiencia de compra y seguir con atención la transformación digital en todas sus etapas para un mejor resultado.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades