Johnson & Johnson adapta sus líneas para producir sanizante

la compañía adaptó líneas de producción de sus productos Johnson’s Baby en su planta de manufactura de Pilar, Provincia de Buenos Aires.

Johnson & Johnson, compañía de salud líder a escala global, adaptó líneas de producción de sus productos Johnson’s Baby en su planta de manufactura de Pilar, Provincia de Buenos Aires, para avanzar en la elaboración local de sanitizante de manos – alcohol al 67%. Parte de dicha producción será donada al Ministerio de Salud de la Nación, institución a la que se proveerá de 100.000 unidades de 200 ml para ser incluidos en los botiquines sanitarios que se distribuyen a centros de atención primaria y hospitales de todo el país. Simultáneamente, los empleados de la compañía en Argentina recibirán unidades del sanitizante producido en la planta.

Johnson & Johnson avanza en distintos programas de donación de productos de higiene como jabón, shampoo, toallitas femeninas y productos para bebés a distintas organizaciones sociales en el país. “El avance del coronavirus impactó la vida de millones de personas alrededor del mundo, afectando la forma en que vivimos y trabajamos. En Johnson & Johnson sabemos que poner un freno a esta pandemia requiere del esfuerzo de todos. Por eso, impulsados por nuestro Credo, reafirmamos nuestro compromiso con nuestros empleados, los pacientes, profesionales de salud, consumidores, comunidades y todos aquellos que confían en nuestros productos”, mencionó Leonardo Curado, Regional Managing Director Latam South & Latam Customer Development VP Johnson & Johnson.

La compañía apoya también a los colaboradores de formación médica que son llamados a servir en sus comunidades y a los sistemas de salud durante esta pandemia. Considerando esto, desarrolló una política global de licencia voluntaria para colegas de formación médica. La licencia admite un permiso mínimo y pago de hasta 14 semanas durante un período de 12 meses, a partir del 23 de marzo de 2020 hasta el 31 de marzo de 2021. El permiso bajo esta política se limita a proporcionar soporte para diagnosticar, tratar y brindar apoyo de salud pública para Covid-19. Asimismo, en alianza con distintas instituciones, apoya programas donde se ofrece asistencia psicosocial y capacitación al personal de salud, tanto enfermeras, médicos y trabajadores del sector que se encuentran luchando contra la pandemia del coronavirus. El servicio se lleva a cabo tanto a través de la asistencia telefónica donde se contiene emocionalmente al personal de la salud que trabaja en la emergencia, como a través de módulos online que permiten desarrollar capacidades como la resiliencia. Además, avanza en la entrega de EPP a instituciones médicas en el país.

En cuanto al bienestar de los empleados, este año la compañía implementó el programa “Healthy Way”, con talleres virtuales sobre alimentación, mindfulness y entrenamientos funcionales y de yoga a distancia, para acompañar y fomentar el bienestar de los colaboradores.

En paralelo, la compañía continúa trabajando en el desarrollo de una vacuna candidata para Covid-19, que se espera inicie los estudios clínicos de fase I en los Estados Unidos y Europa en septiembre de este año. Johnson & Johnson está movilizando todos los recursos necesarios para obtener una vacuna segura y efectiva lo más rápido posible, por lo que inicia la producción a riesgo de la vacuna para garantizar los primeros lotes para uso de emergencia a principios de 2021. La compañía se ha comprometido a entregar 1.000 millones de dosis de su vacuna para hacer frente a la pandemia.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades