Pro y contra del proteccionismo, un viejo debate que renace

No hay gobierno, en todas las naciones del planeta, que no mantenga o imponga algún tipo de regulación sobre el comercio internacional. El gran interrogante reside en saber cuál es el límite adecuado de esa intervención.

Los partidarios del &quot;libre comercio&quot; proponen un sistema abierto, sin trabas. Los proteccionistas creen que el gobierno debe regular en materia comercial y subsidiar las industrias y productos para proteger la econom&iacute;a interna. <br />
<br />
Hist&oacute;ricamente, todos los gobiernos fueron proteccionistas alguna vez, desde la Gran Breta&ntilde;a imperial, propagandista de la libertad comercial con las dem&aacute;s naciones, la Alemania de Bismarck; hasta los Estados Unidos del siglo XIX y, como se acaba de comprobar, tambi&eacute;n del siglo XXI. El objetivo final de la discusi&oacute;n es decidir con qu&eacute; &eacute;nfasis y durante cu&aacute;nto tiempo se debe aplicar proteccionismo para alcanzar los objetivos de largo plazo de una econom&iacute;a. La pol&eacute;mica no se da &uacute;nicamente entre naciones que compiten por porciones del comercio mundial. Muchas veces es m&aacute;s intenso y apasionado el debate interno, especialmente en un pa&iacute;s como Estados Unidos. <br />
<br />
<strong>Posiciones enfrentadas </strong><br />
<br />
Aunque la intensidad de la participaci&oacute;n del gobierno en el comercio var&iacute;a de pa&iacute;s en pa&iacute;s y de producto en producto, en general podr&iacute;a decirse que las barreras al comercio se han reducido mucho desde la Segunda Guerra Mundial. Pero todos los gobiernos practican cierta medida de proteccionismo. El debate se centra en si habr&iacute;a que aplicar muchas o pocas medidas proteccionistas, cu&aacute;les y de qu&eacute; manera para que un pa&iacute;s logre sus objetivos macroecon&oacute;micos de largo plazo. <br />
Una situaci&oacute;n de comercio totalmente libre permitir&iacute;a: <br />
<br />
– ofrecer a la poblaci&oacute;n casi todos los bienes y servicios al menor costo posible; <br />
– dar a los consumidores la libertad de comprarle a quienquiera que produzca los bienes y servicios con mayor eficiencia; y <br />
– generar una competencia por las industrias nacionales que podr&iacute;a provocar desempleo y menor crecimiento en las empresas menos eficientes. <br />
<br />
Si los autos se pueden fabricar con m&aacute;s eficiencia en otro pa&iacute;s y los consumidores tienen la libertad de comprarlos en cualquier parte, la industria automotriz nacional perder&aacute; su negocio y puede pedir al gobierno que la proteja limitando la importaci&oacute;n de autos m&aacute;s baratos. <br />
<br />
<strong>Argumentos en favor de la protecci&oacute;n </strong><br />
<br />
Son muchos los argumentos que presentan los defensores del proteccionismo: <br />
<br />
– <em>Mano de obra barata</em>: Los pa&iacute;ses menos desarrollados tienen una ventaja de costos natural porque los costos laborales en esas econom&iacute;as son bajos. Pueden producir bienes m&aacute;s econ&oacute;micos que las econom&iacute;as desarrolladas, bienes que son m&aacute;s competitivos en los mercados internacionales. <br />
<br />
– <em>Industrias nacientes</em>: Los proteccionistas dicen que las industrias nuevas deben ser protegidas para darles tiempo a crecer y fortalecerse lo suficiente como para competir internacionalmente, especialmente aquellas que pueden brindar una s&oacute;lida base para el crecimiento futuro, como por ejemplo, computaci&oacute;n y telecomunicaciones. Los cr&iacute;ticos, por su parte, responden a eso que algunas de esas industrias nacientes nunca &quot;crecen&quot;. <br />
<br />
– <em>Preocupaciones de seguridad nacional</em>: Cualquier industria clave para la seguridad nacional, como la producci&oacute;n de equipamiento militar, deber&iacute;a ser protegida. As&iacute; la naci&oacute;n no tendr&aacute; que depender de proveedores extranjeros durante crisis pol&iacute;ticas o militares. <br />
<br />
– <em>Diversificaci&oacute;n de la econom&iacute;a</em>: Si un pa&iacute;s canaliza todos sus recursos hacia unas pocas industrias, se arriesga demasiado a depender de la suerte que corran. Mantener competitivas industrias m&aacute;s d&eacute;biles mediante protecci&oacute;n, contribuye a diversificar la econom&iacute;a de la naci&oacute;n <br />
<br />
– <em>Degradaci&oacute;n del nivel ambiental</em>: En el apuro por satisfacer la demanda mundial para sus exportaciones, m&aacute;s pa&iacute;ses pueden comprometer la seguridad del medio ambiente. Esto es especialmente cierto en el caso de los pa&iacute;ses menos desarrollados, que no tienen en vigor leyes claras de protecci&oacute;n ambiental. <br />
<br />
<strong>M&eacute;todos de protecci&oacute;n </strong><br />
<br />
Los gobiernos usan una serie de herramientas para manejar la posici&oacute;n de sus pa&iacute;ses en el comercio internacional. <br />
<br />
– <em>Aranceles</em>: Son impuestos a las exportaciones. Las hacen m&aacute;s caras a los consumidores, reduciendo de esa forma la demanda. <br />
<br />
– <em>Cuotas de importaci&oacute;n</em>: A veces los gobiernos restringen la venta de productos extranjeros aplicando cuotas a la importaci&oacute;n. Ellas limitan la cantidad de unidades que se pueden importar y ayudan as&iacute; a los productores nacionales limitando la cuota de mercado que pueden cubrir los productos extranjeros. <br />
<br />
– <em>Restricciones voluntarias</em>: Otras veces los gobiernos negocian acuerdos mediante los cuales un pa&iacute;s acepta voluntariamente limitar sus exportaciones de un determinado producto. <br />
<br />
– <em>Subsidios</em>: Otra forma de lograr los objetivos del proteccionismo es hacer m&aacute;s competitiva a la industria nacional. Los subsidios, que son subvenciones del gobierno a una industria, son una manera de conseguirlo. Un subsidio puede ser: <br />
&nbsp;&nbsp;&nbsp; – <em>directo </em>(pago liso y llano); <br />
&nbsp;&nbsp;&nbsp; – <em>indirecto </em>(el gobierno otorga exenciones impositivas especiales o incentivos, compra excedentes, da pr&eacute;stamos a bajo inter&eacute;s o garantiza pr&eacute;stamos privados). Por ejemplo, Estados Unidos subsidia, entre otros, el az&uacute;car y los productos l&aacute;cteos. <br />
<br />
– <em>Veda comercial</em>: A veces los gobiernos proh&iacute;ben el comercio con ciertos pa&iacute;ses por razones pol&iacute;ticas (en tiempos de guerra o de crisis pol&iacute;tica). Tambi&eacute;n vedan la importaci&oacute;n de ciertos productos para proteger a sus industrias nacionales. Por ejemplo, Jap&oacute;n proh&iacute;be la importaci&oacute;n de arroz para proteger a su industria arrocera nacional. <br />
<br />
– <em>Imposici&oacute;n de normas</em>: Los niveles sanitarios, ambientales y de seguridad var&iacute;an seg&uacute;n el pa&iacute;s. Esos niveles pueden actuar como obst&aacute;culo al comercio libre y como herramienta &uacute;til al proteccionismo. Por ejemplo, la Uni&oacute;n Europea exige niveles muy estrictos de seguridad y salud a todo pa&iacute;s que quiera vender sus productos en ese mercado. <br />
<br />
– <em>Otros</em>: Aparte de las restricciones legales puede haber otros obst&aacute;culos menos formales que impiden el comercio. Uno de ellos es el factor cultural. <br />
<br />
<strong>Argumentos en favor del comercio libre </strong><br />
<br />
El debate sobre hasta d&oacute;nde deber&iacute;a llegar la libertad del sistema comercial es de larga data, con posiciones y argumentos que fueron evolucionando con el tiempo. A los defensores del comercio libre de Estados Unidos les gusta decir que los consumidores se benefician con la libertad de comercio y dan muchas razones para respaldar su teor&iacute;a: <br />
<br />
– El comercio libre y la resultante competencia extranjera obliga a las empresas estadounidenses a mantener bajos sus precios. <br />
<br />
– Los consumidores tienen una mayor variedad de bienes y servicios para elegir en los mercados abiertos. <br />
<br />
– Las empresas nacionales tienen que modernizar sus plantas, t&eacute;cnicas de producci&oacute;n y tecnolog&iacute;as para mantenerse competitivas.<br />
<br />
– Cualquier tipo de medida proteccionista, como los aranceles, suele provocar acciones de contraataque de los gobiernos extranjeros, lo cual puede restringir la venta de bienes estadounidenses en esos mercados. Eso puede dar como resultado inflaci&oacute;n y desempleo en Estados Unidos, porque las industrias de exportaci&oacute;n sufren y suben los precios de las importaciones. <br />
<br />
– Un sistema comercial abierto crea mejor clima para la inversi&oacute;n y los emprendimientos empresariales, que otro donde exista el temor de que el gobierno corte el acceso a ciertos mercados. <br />
<br />
– El costo de la protecci&oacute;n es casi siempre m&aacute;s alto que sus ventajas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades