La mesa de los cinco administrará todo

Todo significa precios, dólar e importaciones día por día. Pese a las múltiples trabas impuestas por Guillermo Moreno, las importaciones crecieron 5% en el primer trimestre, y terminaron debilitando el saldo de la balanza comercial.

El 57% que aumentó el ingreso de energía del exterior y el 115¡% que creció la compra de bienes de consumo en otros países determinaron que, en el primer trimestre del año, y a pesar de las restricciones y trabas administrativas y cambiarias, el conjunto de las importaciones subiera un 5%.
La compensación vino por el lado de los signos negativos que mostraron en el período las entradas de bienes de capital (-4%, el mismo porcentaje que aumentara las de sus piezas y partes), bienes intermedios (-3 por ciento) y de vehículos de pasajeros (-4 %). 
Y lo que el Indec denomina “el resto†de las importaciones también descendió fuertemente (-32 %).
La lectura de este resultado de las sumas y las restas aduaneras  que hace el director general de Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), Marcelo Elizondo,  es que, en corto plazo, el aumento de la oferta inminente prevalece sobre la vocación de mejorar la capacidad industrial general de mediano plazo, la que se choca con la preocupación permanente por el saldo de dólares comerciales, que en el primer trimestre arrojó un superávit 48% más bajo (menor) que en el mismo período del año anterior (1.310 millones de dólares). 
Así, el Gobierno, que venía intentando atacar la inflación con el incremento de la oferta agregada mientras mantenía la caída de otras importaciones, como las de bienes de capital, con la propuesta de esta semana de crear dos instrumentos financieros para captar dólares (inclusive no previamente declarados), volvió a priorizar la preocupación por la escasez de dólares. Y además hizo circular versiones sobre una vuelta a los límites  a las importaciones para los próximos meses.
Es sabido que el gobierno considera necesario mantener superávits superiores a los 10.000 millones de dólares, y si la debilidad de las exportaciones se mantiene, los límites a ciertas compras externas se acrecentará y, en miras de la preocupación por la energía y ahora al parecer por la inflación, lo más probable es que la industria (a cargo de las MOI) tenga entonces que soportar por muchos meses la misma dificultad para el acceso a equipos, piezas y partes e insumos, destaca el informe de Elizondo.
La mesa económica que constituyó el gobierno no sólo administrará la política cambiaria, sino la de precios y de reservas en el día a día, lo cual determinará cada decisión de qué se compra en el exterior y qué no.
De hecho se genera una puja: inflación (que el gobierno ha querido, de manera inédita, impactar con las mayores importaciones de bienes de consumo) o dólares (que se pretendió que se preservaran limitando importaciones). 
El trabajo de Desarrollo de Negocios Internacionales refleja cómo en el primer trimestre se cambió la política de importaciones tratando de atender la oferta agregada, preocupado por la inflación. Y pone de relieve, también, que si ello cambiase por necesidad de dólares (lo que en estos días se ha hecho más evidente) podría terminar también desactivando esta tibia reacción ante las alzas de precios en Argentina
Fuertemente afectadas por controles y restricciones gubernamentales, las importaciones argentinas fueron, en el primer trimestre de 2013, de 16.066 millones de dólares, lo que, según la estadística refleja, implica en principio un alza en relación al mismo período del año anterior del 5 por ciento (habían alcanzado 15.314 en el mismo período del año anterior). 
Sin embargo, el detalle de las importaciones revela que la diferencia entre los primeros tres meses de uno y otro año estuvo en las mayores necesidades de abastecimiento externo de combustibles y lubricantes, ya que excluyendo el rubro el resto se mantuvo casi en 14.000 millones de dólares en ambos períodos.
A lo que cabría agregar la subida todas las importaciones de bienes de consumo: los duraderos 37%, los semiduraderos 8%, las de no duraderos se elevaron 8%, y las de alimentos y bebidas para el hogar crecieron nada menos que 29%.
En el gráfico que se muestra en el cuadro siguiente se desagrega la información  en relación a rubros importados midiéndoselo en millones de dólares
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades