Un compendio estadístico del mercado global de vinos

Qué cepas son las más populares y dónde se cultivan. Una comparación entre 1990 y 2016 que muestra el sube y baja de las preferencias.

11 septiembre, 2020

La investigación de los profesores Kym Anderson, y Signe Nelgen dice qué variedades son las más cultivadas, cuáles cayeron en desgracia, qué países prefieren vinos internacionales, cuáles optan más por variedades propias, y mucho más.

El año más reciente que les permite comparar estadísticas de todos los países productores de vino es 2016, lo que significa que todo está algo desactualizado. Pero las comparaciones entre 1990 y 2000 revelan tendencias generales fascinantes y muestran la rapidez con que han evolucionado los viñedos del mundo.

En primer lugar, hay muchos menos. Entre el año 2000 y 2016 el área total del globo plantada con vides se contrajo 8%, entre otras cosas porque se bebe menos vino, especialmente el francés y el español. En el mismo periodo los norteamericanos, chilenos y neozelandeses plantaron extensas áreas con viñedos nuevos, pero eso no alcanzó para compensar.

Entre 2000 y 2016 el mayor porcentaje de aumentos en área plantada se produjo en áreas frías; China, Nueva Zelanda (donde se cuadruplicó), Gran Bretaña (donde se duplicó) y Canadá. El cambio climático está teniendo efecto en la forma del mapa del vino. En 2000 51% de los viñedos del mundo se encontraban en climas cálidos; en 2016 la cifra había caído a 44%.

En 1990 y 2000, la cepa que ocupaba la mayor área de viñedos en cultivo era la llamada uva Airén, que dominaba las planicies de La Mancha en España. Para 2016 se había reducido a un cuarto de esa región y el Cabernet Sauvignon había tomado su lugar como la cepa de vino más popular, plantada en casi 7% del área mundial de viñedos.

Los australianos se inclinaron a favor del Shiraz. Los viñedos argentinos se concentraron en el Malbec. Hoy el Tinto Bordeaux – que está basado en el Cabernet Sauvignon – atraviesa una especie de crisis de identidad y es difícil de vender.

La variedad que ocupa el segundo puesto por área plantada en 2016 es el Merlot, aunque no tan popular como fue el Cabernet Sauvignon (su socio de mezcla) en 1990. La variedad con el aumento más espectacular en área plantada es el Tempranillo, que ahora domina en los viñedos españoles. No es muy común fuera de la península ibérica que lo plantaron tanto (en parte para reemplazar la Airén) que lo convirtieron en la tercera cepa más plantada en 2016.

El Chardonnay era plantado en un área similar a la del Airén en 201 y se convirtió internacionalmente en la cepa preferida para vino blanco.

En sexto lugar aparecía el Sirah/Shiraz, gracias en parte al entusiasmo de los australianos y a que se lo plantó mucho en el sur de Francia y también en Estados Unidos. Por otro lado, su tradicional socio de mezcla – la variedad conocida en España como Garnacha Tinta y en Francia como Grenache perdió terreno desde 1990, cuando era la segunda cepa más plantada del mundo. En 2016 cayó al séptimo puesto.

Sauvignon Blanc y Pinot Noir, octavo y décimo en 2016, aumentaron tremendamente su popularidad entre 1990 y 2016, en especial gracias a los nuevos plantíos en Nueva Zelanda y Estados Unidos. En noveno lugar está el Trebiano Toscano, conocido en Francia como Ugni Blanc.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades