Nobel de química a los que inventaron la pila de ion de litio

Ellos son el investigador japonés Akira Yoshino, el investigador estadounidense John B. Goodenough y el investigador británico M. Stanley Whittingham.

10 octubre, 2019

Los tres se repartirán el premio obtenido por el desarrollo de las baterías de litio-ion. Son los padres de la batería recargable de litio-ion, la misma que hoy alimenta smartphones, laptops y toda la revolución tecnológica de portátiles y mañana alimentará los autos eléctricos de próxima generación.

 

Hace tiempo que las baterías de litio-ion eran candidatas al Nobel por el papel clave que desempeñan en el desarrollo del mundo de alta tecnología que estamos habitando.

 

Son más livianas y más compactas que las anteriores baterías recargables y pueden retener su carga durante más tiempo.

 

“Esas baterías sentaron las bases de una sociedad inalámbrica, libre de combustibles fósiles y han significado un enorme beneficio para la humanidad”, dijo la Academia.

 

“Cuando desarrollamos la batería”, dijo Goodenough, “era simplemente algo para hacer. Yo no sabía lo que los ingenieros eléctricos harían con ella. Yo no imaginaba teléfonos celulares, camcorders y todo lo demás”.

 

Goodenough tiene 97 años y es el premiado más anciano en la historia de los galardones suecos.

 

Si bien las baterías recargables existían desde los años 70 pero tenían muchos problemas. Uno de ellos era la cantidad de energía que podían almacenar. Se pensaba que el litio podía ser una respuesta porque es un metal muy liviano, pero su reactividad lo había difícil de utilizar.

 

En los 70n Stanley Whittingham se enfrentó con el problema cuando buscaba desarrollar métodos para la energía libre de hidrocarburos durante la crisis del petróleo. Su dispositivo, las primera batería funcional de litio, usaba litio en el ánodo y litio ion envuelto en disulfuro de titanio para el cátodo. Pero al recargarla repetidamente corría el riesgo de explotar.

 

Goodenough tomó la posta en la Universidad de Oxford y reemplazó el disulfuro de titanio en el cátodo por óxido de cobalto. Así logró duplicar el voltaje producido.

 

Yoshino usó el cátodo desarrollado por Goodenough para crear, en 1985, la primera batería de litio-ion comercialmente viable. El ánodo estaba compuesto por iones de litio y electrodos metidos en un material llamado coque de petróleo. Eso hizo la batería mucho más segura que las que usaban metal de litio. Por eso es a Yoshino a quien se lo conoce como el padre de la batería de ion de litio.

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades