Coronavirus y COVID-19: lo que es preciso saber

En 2019 apareció en China un peligroso virus, de una velocidad de propagación inédita, que se extendió por todo el mundo

La enfermedad provocada por ese virus afectó a 215 países (territorios de ultramar incluidos) y mató a cientos de miles de personas.

Los diarios cubrían sus primeras planas con noticias sobre la pandemia. Los noticieros de televisión se quedaban sin tiempo para otras cosas.

Nunca antes (ni durante la Segunda Guerra Mundial) el periodismo del mundo había tenido que concentrarse de tal modo en un tema.  Los periodistas se vieron obligados, en todas partes, a utilizar dos palabras: coronavirus y COVID-19.

Sin embargo, un gran  número de ellos (no sólo en la Argentina) mostró una desidia extraña: no indagó  el significado de esas palabras y, en consecuencia, ignoró aspectos fundamentales de aquello sobre lo que debía informar.

Coranivurus

En muchas noticias y comentarios se sugirió que el causante de la pandemia 2020 era un agente infeccioso sin precedentes.

No es así. El causante era uno más (aunque el más temible) de los distintos virus que causan afecciones respiratorias y se llaman, todos, coronavirus.

Ésta es una palabra compuesta; es decir, formada por la unión de otras dos.  La primera de ellas, “corona”, fue incorporada en 1968 por dos científicos ingleses. El virus está rodeado por una corona de espinas que evocan corona solar, ésa que se ve durante los eclipses totales de sol.

Hay numerosos coronavirus en el reino animal. En los humanos se conocen siete. De ellos, hay cuatro que sólo producen resfríos o enfermedades leves.  Los otros tres son malignos; pertenecen a una familia que ha provocado pandemias. La de 2020 la provocó el SARS-CoV-2.

  • El SARS- CoV apareció en 2002. SARS es la sigla en inglés de “Síndrome Respiratorio Agudo y Grave”. CoV es la abreviatura de coronavirus.  SARS-CoV significa, por lo tanto: el virus que produce la enfermedad llamada SARS.

El  SARS fue llevado por el virus a 27 países y causó en total 774 muertes. El virus desapareció del mundo poco antes de un año. Las medidas para contenerlo fueron las mismas que se utilizarían en 2020 para contener al SARS-CoV-2: aislamiento, “distanciamiento social” y lavado de manos. Pero aquel virus tenía menos capacidad y velocidad de propagación.

  • El MERS-CoV apareció en 2012. MERS es la sigla en inglés de “Síntoma Respiratorio de Oriente Medio”. El MERS fue llevado por el virus a 27 países y, hasta enero de 2020, había causado en total 886 muertos. El MERS estaba activo en 2019, cuando apareció el SARS-CoV-2 y a partir de entonces coexistieron.
  • El SAR -CoV 2 tiene un nombre equívoco. A poco de aparecer se lo bautizó así por ciertas similitudes genéticas con SARS-CoV, pero la enfermedad que causa no es el SARS.

Los científicos estudian las estructuras moleculares de estos tres coronavirus, por pertenecer los tres a la misma familia, y realizan análisis genéticos a fin de descubrir cómo evoluciona el SARS CoV 2, así como su patrón de propagación. Esto podría conducir a una vacuna.

COVID-19

Muchos periodistas utilizaron “coronavirus” y “COVID-19” como si fueran sinónimos.  Escribían o decían “murió de coronavirus” o “la infección de COVID-19”.

Los virus no matan. Las que pueden matar son las enfermedades causadas por ellos.

COVID-19 es un anagrama; es decir, una palabra formada con partes de otras. En este caso:

CO[rona]. – VI[rus] – DE[sease].

 En inglés, desease es enfermedad.  El anagrama, por lo tanto, significa : enfermedad causada por un coronavirus. El 19 refiere al año en que el virus fue identificado: 2019.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades