El retorno triunfal de la comida casera

Un mundo que pasó del capitalismo tardío a la globalización sin fronteras

De la exigencia frenética a la quietud total y el encierro; una cultura de la espera, de las rutinas. A eso se le suman grandes dosis de ansiedad e incertidumbre.

Este “cortocircuito” psicosocial se tramita de muchas maneras, (incluso diferente según cada generación) pero a pesar de no haber una fórmula, en muchos casos se canalizó a través de una vuelta a la cocina casera. Así se explica en un informe de la consultora Trendcity.

En Google se dispararon las búsquedas de recetas de pan.

En este sentido, el amasado parece estar viviendo un momento de esplendor. “Duelos” de platos y repostería casera entre familias y amigos, gran exhibición en las redes , harinas, levaduras y polvos para hornear agotados en las góndolas y la masa madre como gran protagonista de la opinión pública.

Mezcla de ritual terapéutico, gratificación, indulgencia y sensación de comunidad, la cocina casera permite habitar un refugio y el rescate de la comensalidad, lugares conocidos y cálidos a los que volver cuando semejante adversidad amenaza desde el exterior.

¿Quedará para el futuro como habilidad y hábito? ¿Significará la explosión de más ingredientes básicos y más cursos de cocina en el futuro? No lo sabemos, pero sí que es un terreno ganado y un aprendizaje aprendido o re-aprendido para los momentos que más lo necesitamos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades