¿Qué esperan los empleados de su trabajo?

Si bien todas las personas tienen diferentes razones individuales para trabajar, todos trabajamos porque con el trabajo obtenemos algo que necesitamos. Ese algo obtenido afecta nuestro estado de ánimo, nuestra motivación y calidad de vida.

25 septiembre, 2007

Algunas personas trabajan por amor; otras por realización personal; otras más buscan determinados objetivos y sentir que contribuyen a un fin más grande que su vida personal, algo importante. Alguna gente tiene misiones personales que realiza a través del trabajo. Otras verdaderamente aman lo que hacen o los clientes a quienes atienden. Algunos disfrutan la camaradería e interacción con clientes o compañeros. Otras personas trabajan para llenar su tiempo con actividad. Algunos trabajadores aman el cambio, y el desafío de resolver problemas.

Pero cualquiera sean las razones personales para trabajar, en última instancia casi todos trabajan por dinero. Como se lo quiera llamar: compensación, salario, bonos, beneficios o remuneración, el dinero siempre es necesario para pagar las cuentas. El dinero compra vivienda, ropa y alimento para los niños, envía a los hijos a la universidad y permite las actividades de recreación. Es un error menospreciar la importancia que el dinero y los beneficios tienen para los trabajadores.

Beneficios y salarios justos constituyen la piedra angular de una compañía exitosa que recluta y retiene trabajadores comprometidos. Si usted brinda un salario vital a sus empleados, luego podrá trabajar sobre los demás temas motivacionales. Pero sin un salario vital justo, corre el riesgo de perder a sus mejores empleados y cedérselos a un competidor que pague mejor. Una investigación de Watson Wyatt Worldwide en The Human Capital Edge: 21 People Management Practices Your Company Must Implement (or Avoid) to Maximize Shareholder Value, recomienda que para atraer a los mejores empleados, usted debe pagar más que el promedio de sus colegas en el mercado.

Algunas personas trabajan por amor; otras por realización personal; otras más buscan determinados objetivos y sentir que contribuyen a un fin más grande que su vida personal, algo importante. Alguna gente tiene misiones personales que realiza a través del trabajo. Otras verdaderamente aman lo que hacen o los clientes a quienes atienden. Algunos disfrutan la camaradería e interacción con clientes o compañeros. Otras personas trabajan para llenar su tiempo con actividad. Algunos trabajadores aman el cambio, y el desafío de resolver problemas.

Pero cualquiera sean las razones personales para trabajar, en última instancia casi todos trabajan por dinero. Como se lo quiera llamar: compensación, salario, bonos, beneficios o remuneración, el dinero siempre es necesario para pagar las cuentas. El dinero compra vivienda, ropa y alimento para los niños, envía a los hijos a la universidad y permite las actividades de recreación. Es un error menospreciar la importancia que el dinero y los beneficios tienen para los trabajadores.

Beneficios y salarios justos constituyen la piedra angular de una compañía exitosa que recluta y retiene trabajadores comprometidos. Si usted brinda un salario vital a sus empleados, luego podrá trabajar sobre los demás temas motivacionales. Pero sin un salario vital justo, corre el riesgo de perder a sus mejores empleados y cedérselos a un competidor que pague mejor. Una investigación de Watson Wyatt Worldwide en The Human Capital Edge: 21 People Management Practices Your Company Must Implement (or Avoid) to Maximize Shareholder Value, recomienda que para atraer a los mejores empleados, usted debe pagar más que el promedio de sus colegas en el mercado.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades