Minoristas reales y virtuales, juntos

Las empresas advierten que la fórmula para ganar es tener un pie en el mundo real y otro en el virtual. Por eso las surgidas en la Web se asocian con las de la vieja guardia. Y las tradicionales van a la Red.

Hace aproximadamente dos años se creía que las empresas que comenzaban a proliferar en Internet instalando puntos de venta igualarían en poco tiempo a sus colegas de la vieja guardia, las empresas tradicionales, reales.

Sin necesidad de almacenar inventarios, ni de mantener personal de ventas o los costosos edificios con todos sus gastos fijos, los comercios on line estarían en condicionales de brindar un servicio más eficiente y más rápido y por lo tanto superarían en poco tiempo a sus colegas de ladrillos.
La conclusión parecía simple: las tiendas tradicionales que no se apresuraran a montarse a la Internet desaparecerían en poco tiempo.

Sin embargo, aunque puede ser cierto que si los retailers tradicionales quieren sobrevivir en la era Internet van a tener que adoptar estrategias on line allí donde sea apropiado, las que comenzaron como tiendas puramente virtuales están descubriendo que para sobrevivir necesitan algún tipo de asociación con retailers , proveedores y distribuidores tradicionales.

El año recientemente iniciado, entonces, no solamente verá un aumento en el número de empresas off line que preparan una presencia en la web , sino también un aumento en el número de empresas basadas exclusivamente en Internet que compran, se fusionan o se asocian con negocios alojados en edificios tradicionales.

Muchos de los que habían dicho que aquellas empresas que no instalaban una presencia en la Red morirían en cinco años, hoy aclaran que eso no quiere decir que todas las empresas tradicionales deban abandonar el mundo físico por el mundo virtual. Esa estrategia –ahora se sabe– puede funcionar sólo para algunos tipos de retailers que venden productos que se adaptan a la venta y la distribución on line , como software por ejemplo.

Otros sectores, como la venta de libros y de música, deben tener una presencia física. Cuando Amazon.com apareció en escena, mucha gente pensó que su fenomenal éxito afectaría la rentabilidad de las librerías tradicionales. Sin embargo, hoy Amazon.com –que se sigue citando como ejemplo de éxito en e-commerce – registra pérdidas fenomenales.

Mientras tanto, Barnes & Noble, la cadena de librerías del mundo real que mucha gente daba por vencida ante la avanzada de Amazon, ha instalado su propia presencia en la Red y se mantiene cómodamente rentable. En realidad, durante los dos últimos años registró aumento de ganancias.

Hace aproximadamente dos años se creía que las empresas que comenzaban a proliferar en Internet instalando puntos de venta igualarían en poco tiempo a sus colegas de la vieja guardia, las empresas tradicionales, reales.

Sin necesidad de almacenar inventarios, ni de mantener personal de ventas o los costosos edificios con todos sus gastos fijos, los comercios on line estarían en condicionales de brindar un servicio más eficiente y más rápido y por lo tanto superarían en poco tiempo a sus colegas de ladrillos.
La conclusión parecía simple: las tiendas tradicionales que no se apresuraran a montarse a la Internet desaparecerían en poco tiempo.

Sin embargo, aunque puede ser cierto que si los retailers tradicionales quieren sobrevivir en la era Internet van a tener que adoptar estrategias on line allí donde sea apropiado, las que comenzaron como tiendas puramente virtuales están descubriendo que para sobrevivir necesitan algún tipo de asociación con retailers , proveedores y distribuidores tradicionales.

El año recientemente iniciado, entonces, no solamente verá un aumento en el número de empresas off line que preparan una presencia en la web , sino también un aumento en el número de empresas basadas exclusivamente en Internet que compran, se fusionan o se asocian con negocios alojados en edificios tradicionales.

Muchos de los que habían dicho que aquellas empresas que no instalaban una presencia en la Red morirían en cinco años, hoy aclaran que eso no quiere decir que todas las empresas tradicionales deban abandonar el mundo físico por el mundo virtual. Esa estrategia –ahora se sabe– puede funcionar sólo para algunos tipos de retailers que venden productos que se adaptan a la venta y la distribución on line , como software por ejemplo.

Otros sectores, como la venta de libros y de música, deben tener una presencia física. Cuando Amazon.com apareció en escena, mucha gente pensó que su fenomenal éxito afectaría la rentabilidad de las librerías tradicionales. Sin embargo, hoy Amazon.com –que se sigue citando como ejemplo de éxito en e-commerce – registra pérdidas fenomenales.

Mientras tanto, Barnes & Noble, la cadena de librerías del mundo real que mucha gente daba por vencida ante la avanzada de Amazon, ha instalado su propia presencia en la Red y se mantiene cómodamente rentable. En realidad, durante los dos últimos años registró aumento de ganancias.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades