Calidad de vida competitiva

Por un lado, está claro el límite del crecimiento a tasas tan atractivas como riesgosas en muchos sectores productivos en todas las regiones del mundo. Por otro lado, debido a la interdependencia global, la inestabilidad está presente en todos los niveles de decisión.

8 septiembre, 2012

<p>&nbsp;<span style="color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">Por Marcelo Manucci<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
La preocupaci&oacute;n por sostener niveles de resultados econ&oacute;micos manteniendo, a la vez, condiciones de bienestar personal es uno de los temas de mayor preocupaci&oacute;n en muchas organizaciones frente a las condiciones de vida del contexto y las exigencias de producci&oacute;n.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Este marco define un contexto de enorme exigencia porque, por m&aacute;s presi&oacute;n que se pueda ejercer sobre el mercado hay un l&iacute;mite claro de crecimiento; que aun as&iacute; tampoco est&aacute; asegurado por la inestabilidad estructural de la econom&iacute;a.<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
El principio y el final de la d&eacute;cada pasada fueron per&iacute;odos de profunda crisis, esencialmente de &eacute;tica y responsabilidad, que dejaron consecuencias econ&oacute;micas, pol&iacute;ticas y sociales. El desaf&iacute;o de esta d&eacute;cada, adem&aacute;s del reacomodamiento de la estructura econ&oacute;mica y productiva es desarrollar un crecimiento con otras condiciones de vida.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
En esta b&uacute;squeda est&aacute;n muchas empresas con una enorme diversidad y fragmentaci&oacute;n de respuestas. Una b&uacute;squeda que responde a una necesidad de crecimiento y desarrollo en una d&eacute;cada de transici&oacute;n entre lo que fue el crecimiento desmesurado de un modelo productivo hegem&oacute;nico (y sus crisis posteriores) y una nueva conformaci&oacute;n productiva todav&iacute;a incierta por la complejidad de variables que se est&aacute;n moviendo sin mayor claridad en sus definiciones.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Vivimos en un sistema de producci&oacute;n que no podemos abandonar, pero que necesitamos redefinir para procurar una calidad de vida distinta, frente a un momento hist&oacute;rico que reduce los niveles de crecimiento y aumenta los niveles de inestabilidad.<br />
<br />
</span></p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><strong style="margin: 0px; padding: 0px; ">Del cors&eacute; a los ansiol&iacute;ticos<br />
</strong><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Cuando las chimeneas de principios de siglo pasado comenzaban a expandir la producci&oacute;n y el crecimiento industrial sacudiendo la monoton&iacute;a victoriana, Freud abr&iacute;a p&uacute;blicamente las puertas del inconsciente.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
El mundo acced&iacute;a a explicaciones causales de sus manifestaciones sintom&aacute;ticas cotidianas desde una nueva perspectiva, asociadas a represiones sexuales de diversa &iacute;ndole e intensidad. La sexualidad traum&aacute;tica, como la causa de muchos s&iacute;ntomas de la &eacute;poca, crec&iacute;a tanto como las chimeneas, asociada m&aacute;s a la fuerza represora de la moralidad victoriana que a la fuerza productiva de la Revoluci&oacute;n Industrial.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
La sexualidad, en el principio del siglo pasado, era anti productiva para un sistema donde 90% del trabajo estaba basado en el esfuerzo f&iacute;sico. En este marco, la moral de la &ldquo;era victoriana&rdquo;, era solamente el decorado protocolar funcional de un modelo industrial en expansi&oacute;n que necesitaba energ&iacute;a tanto de los minerales como de los trabajadores.<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Las patolog&iacute;as de &eacute;poca, los &ldquo;s&iacute;ntomas o enfermedades&rdquo; que caracterizan un per&iacute;odo hist&oacute;rico siempre han estado asociadas a las condiciones de vida de esa &eacute;poca. Lo que define los patrones de enfermedad, depende de las condiciones de vida de esa sociedad. Y estas condiciones se definen en la relaci&oacute;n entre &ldquo;producci&oacute;n y bienestar&rdquo;.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Si pensamos en la actualidad, la sexualidad reprimida est&aacute; lejos de ser la base patol&oacute;gica de nuestra &eacute;poca. Por un lado, los trabajadores f&iacute;sicos se han reducido a casi un tercio respecto de la era victoriana. Por otro lado, la diversificaci&oacute;n de roles laborales (ya no ligados exclusivamente a los esfuerzos f&iacute;sicos), han ampliado la diversidad de s&iacute;ntomas cotidianos. Estos s&iacute;ntomas van desde las disfunciones ya cl&aacute;sicas que son los factores de mayor costo laboral desde hace d&eacute;cadas (depresiones, card&iacute;acas, estr&eacute;s, traumas f&iacute;sicos), hasta las m&aacute;s modernas que irrumpen en los &uacute;ltimos a&ntilde;os con crecimiento exponencial (trastorno de p&aacute;nico, s&iacute;ndrome de&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">burnout</em>, adicciones, abusos, entre otras).&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
A lo largo del siglo pasado, los diferentes momentos productivos han generado toda una serie de analg&eacute;sicos te&oacute;ricos y metodol&oacute;gicos para equilibrar transitoriamente el bienestar (personal, grupal o colectivo) manteniendo las condiciones de producci&oacute;n. En casi un siglo de desarrollo industrial han cambiado las manifestaciones sintom&aacute;ticas, pero relaci&oacute;n entre &ldquo;producci&oacute;n y bienestar&rdquo; a&uacute;n se mantiene intacta.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
El pasaje del &ldquo;cors&eacute; a los ansiol&iacute;ticos&rdquo; es simplemente una met&aacute;fora de c&oacute;mo se ha resuelto la relaci&oacute;n entre la producci&oacute;n y el bienestar. Repasando las estad&iacute;sticas actuales de diversidad de s&iacute;ntomas personales, grupales, corporativos y sociales, los relatos de acerca de la sexualidad traum&aacute;tica han quedado como una postal risue&ntilde;a de un momento particular.</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><strong style="margin: 0px; padding: 0px; ">Nudos de transici&oacute;n<br />
</strong><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Los titulares cotidianos nos muestran un paisaje de fracasos en t&eacute;rminos de soluciones a la situaci&oacute;n de la macroeconom&iacute;a actual a trav&eacute;s de un conjunto de soluciones formuladas desde viejas estructuras de pensamiento que ya han mostrado su ineficacia y que contin&uacute;an directo al fracaso porque est&aacute;n desfasadas de la din&aacute;mica actual.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Frente a la amplitud de lo desconocido, la respuesta autom&aacute;tica ha sido profundizar las estructuras conocidas, presionar para sostener los viejos modelos y recetas en un intento por tratar de mantener algo de control en la volatilidad del entorno. Pero esto no hace m&aacute;s que profundizar un c&iacute;rculo vicioso de crisis.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Cuanto m&aacute;s presi&oacute;n genera el sistema antiguo para permanecer y sostener su hegemon&iacute;a, m&aacute;s s&iacute;ntomas genera a su alrededor. En la relaci&oacute;n hist&oacute;rica &ldquo;producci&oacute;n-bienestar&rdquo;; el bienestar ha estado supeditado o sometido (en la mayor&iacute;a de los casos inescrupulosamente) a la producci&oacute;n.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Esto se manifiesta en una carrera desenfrenada de producci&oacute;n sin destino que lleva al sistema a la autodestrucci&oacute;n. Esta es la sensaci&oacute;n que aparece en alg&uacute;n momento del ciclo de vida de un sistema de &ldquo;correr para permanecer a cualquier costo&rdquo;, en una vor&aacute;gine que no conduce a ning&uacute;n lugar. Las consecuencias de esta carrera desenfrenada se materializan en diferentes s&iacute;ntomas personales, grupales y corporativos.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Las condiciones de vida productiva est&aacute;n corriendo detr&aacute;s de los s&iacute;ntomas, corriendo para permanecer, en un c&iacute;rculo vicioso de supervivencia. Esta perspectiva nos transforma en nuestro principal enemigo de crecimiento. El mayor obst&aacute;culo de desarrollo es nuestro propio modelo de vida, nuestras propias creencias y actitudes que, de mantenerse por la fuerza, llevan al sistema a permanecer en el mercado, bajo el costo de una diversidad de s&iacute;ntomas.</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><strong style="margin: 0px; padding: 0px; ">Desaf&iacute;os de transformaci&oacute;n<br />
</strong><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Las posibilidades de crecimiento, desarrollo y transformaci&oacute;n en los sistemas humanos (personas, grupos o sociedades) est&aacute;n &iacute;ntimamente ligadas al bienestar de los espacios productivos.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Esta relaci&oacute;n entre &ldquo;producci&oacute;n y bienestar&rdquo; es din&aacute;mica, en distintos ciclos de vida, en diferentes sectores econ&oacute;micos. Cuando la producci&oacute;n genera presi&oacute;n sobre el bienestar, la relaci&oacute;n comienza a generar tensi&oacute;n. Este es el momento en que estas tensiones producen s&iacute;ntomas y detiene las posibilidades de desarrollo.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Los s&iacute;ntomas aparecen en una empresa, organizaci&oacute;n o grupo social cuando esta tensi&oacute;n no se puede resolver, y las personas quedan entrampadas en un c&iacute;rculo vicioso que lleva a &ldquo;correr desenfrenadamente&rdquo;, a vivir de manera forzada, a trabajar bajo presi&oacute;n simplemente para permanecer sin transformar las condiciones de vida de su sistema.<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Bajo esta perspectiva, la competitividad de una organizaci&oacute;n se mide por su capacidad de respuesta frente a las exigencias del entorno. No est&aacute; relacionada exclusivamente con rentabilidad o participaci&oacute;n en el mercado, con la prevalecencia sobre competidores, tama&ntilde;o, fuerza o cobertura geogr&aacute;fica.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
La competitividad es la capacidad f&iacute;sica y emocional de un sistema humano para mantener su nivel de respuesta frente a la inestabilidad del entorno con el menor nivel de s&iacute;ntomas o disfunciones posibles. La productividad est&aacute; directamente relacionada con las condiciones de vida (o de trabajo) en las organizaciones.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
La relaci&oacute;n es directa: a mejores condiciones de vida, m&aacute;s productividad. Esto implica rentabilidad, innovaci&oacute;n, reducci&oacute;n de costos laborales, participaci&oacute;n y compromiso entre otros aspectos claves. En este sentido, &ldquo;la calidad de vida competitiva&rdquo; est&aacute; &iacute;ntimamente relacionada con mantener una simetr&iacute;a en la relaci&oacute;n &ldquo;producci&oacute;n y bienestar&rdquo;. Esto significa sostener un nivel de producci&oacute;n, manteniendo las condiciones de bie&shy;nes&shy;tar que le permiten sostener niveles de crecimiento, desarrollo y transformaci&oacute;n.<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
La b&uacute;squeda de mejores condiciones de vida, en la actualidad, se suele abordar desde soluciones fragmentadas y aisladas (cursos, charlas, seminarios, ejercicios, etc.) sin tener en cuenta los patrones que definen la trama de relaciones de un sistema (m&aacute;s all&aacute; de su escala grupal o corporativa).&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Para transformar estructuralmente las condiciones de vida bajo las exigencias actuales de producci&oacute;n es necesario abordar tres dimensiones de implementaci&oacute;n. Primero, la &ldquo;gesti&oacute;n de la subjetividad&rdquo;, la dimensi&oacute;n personal de transformaci&oacute;n. Esta dimensi&oacute;n implica preparar a las personas para posicionarse frente a un nuevo contexto, en lo cognitivo (ampliar capacidad de lectura del contexto) emocional (manejar los sentimientos que aparecen frente a este nuevo escenario) y t&eacute;cnico (desarrollar nuevas competencias para la inestabilidad).&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
El segundo aspecto es desarrollar una &ldquo;arquitectura competitiva&rdquo;. Esta es la dimensi&oacute;n operativa de transformaci&oacute;n que est&aacute; relacionada con el dise&ntilde;o de una estructura para vivir en movimiento. Esto incluye una serie de procesos que garanticen cierta estabilidad y procesos que brinden flexibilidad y exploraci&oacute;n de nuevas condiciones de desarrollo.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Y finalmente, el tercer factor es la &ldquo;gesti&oacute;n de posibilidades&rdquo;, es la dimensi&oacute;n estrat&eacute;gica de transformaci&oacute;n relacionada con los modelos de gesti&oacute;n. Este aspecto implica una trasformaci&oacute;n de la estrategia convencional basada en &ldquo;la f&oacute;rmula del enemigo&rdquo;, por una posici&oacute;n de exploraci&oacute;n y materializaci&oacute;n de &ldquo;nichos de desarrollo&rdquo;. El<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">management</em>, desde esta perspectiva, se transforma en un art&iacute;fice de movimientos y alternativas que se mueve al ritmo de las exigencias del entorno.</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><strong style="margin: 0px; padding: 0px; ">Tres perspectivas<br />
</strong><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Estas tres perspectivas de transformaci&oacute;n (personal, operativa y estrat&eacute;gica) responden a tres desaf&iacute;os: &iquest;C&oacute;mo crear alternativas de desarrollo tanto internas como externas para ampliar el marco de oportunidades? &iquest;C&oacute;mo mantener escenarios paralelos de posibilidades para ampliar el margen de decisiones? &iquest;C&oacute;mo ampliar los modelos de gesti&oacute;n para mantener perspectivas diferentes de intervenci&oacute;n?&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Para abordar estos desaf&iacute;os es necesario desarrollar nuevas competencias personales que permitan interactuar con entornos inestables. Tradicionalmente, las competencias se asocian a las habilidades y recursos para cumplir un rol. Pero, m&aacute;s all&aacute; de los recursos y habilidades t&eacute;cnicas hay que preparar a las personas para enfrentar nuevos condicionamientos productivos que afectan su trabajo cotidiano.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Estas competencias tienen que ver con: la capacidad de explorar para ampliar alternativas de desarrollo; la capacidad de crear oportunidades y materializar posibilidades, la capacidad de actuar y decidir bajo incertidumbre; y la capacidad de liderar y de asumir desaf&iacute;os y sostener proyectos en la din&aacute;mica de cambios en el contexto.<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
La inestabilidad abre el horizonte de las organizaciones a mayores posibilidades de desarrollo competitivo; a nuevas alternativas a los mismos caminos sintom&aacute;ticos de siempre. En este caso, la premisa fundamental a tener presente es que los sistemas humanos son sistemas simb&oacute;licos, que recrean permanente nuevas formas de vida.&nbsp;<br />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Hasta el momento, gran parte de nuestra creatividad se ha centrado en la producci&oacute;n de s&iacute;ntomas, pero est&aacute; latente la capacidad para dise&ntilde;ar posibilidades y explorar nuevas formas posibles de organizaci&oacute;n para un nuevo contexto en formaci&oacute;n.</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades