Sadia recortará sus inversiones en el país

La empresa brasileña, afectada profundamente por la recesión, decidió reducir sus operaciones en el país debido a que sus volúmenes de venta se mantienen estancados desde 1999.

Sadia, el mayor procesador de carne blanca de Brasil, decidió suspender las inversiones proyectadas en la Argentina a raíz de que sus ventas no crecen desde 1999, informó hoy (lunes 19) el diario Buenos Aires Económico.

La recesión argentina afectó fuertemente los volúmenes de negocios de la filial local de la compañía. Eso, sumado a las medidas arancelarias dispuestas por las autoridades argentinas para la importación de pollos, actuó como detonante para que los directivos de Sadia decidieran reducir sus inversiones para este año, así como sus actividades comerciales.

Las ventas de la compañía se congelaron en un tope de US$ 40 millones desde 1999, y para este año sus directivos no tiene mayores perspectivas de crecimiento, e incluso esperan vender menos.

De todos modos, Sadia aclaró que la medida es sólo por este año porque entienden que se trata de una situación coyuntural, que una vez superada les permitirá continuar con sus planes para convertirse en líder también en la Argentina.

En la Argentina, Sadia posee una distribuidora de sus productos importados de Brasil en la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz.

Antes de la puesta en funcionamiento de la ley antidumping dispuesta por las autoridades argentinas, importaba pollos a 75 centavos el kilo, que debieron pasar a 98 por la regulación.

En Brasil, tiene 11 plantas con una facturación anual cercana a US$ 2.800 millones.

Sadia, el mayor procesador de carne blanca de Brasil, decidió suspender las inversiones proyectadas en la Argentina a raíz de que sus ventas no crecen desde 1999, informó hoy (lunes 19) el diario Buenos Aires Económico.

La recesión argentina afectó fuertemente los volúmenes de negocios de la filial local de la compañía. Eso, sumado a las medidas arancelarias dispuestas por las autoridades argentinas para la importación de pollos, actuó como detonante para que los directivos de Sadia decidieran reducir sus inversiones para este año, así como sus actividades comerciales.

Las ventas de la compañía se congelaron en un tope de US$ 40 millones desde 1999, y para este año sus directivos no tiene mayores perspectivas de crecimiento, e incluso esperan vender menos.

De todos modos, Sadia aclaró que la medida es sólo por este año porque entienden que se trata de una situación coyuntural, que una vez superada les permitirá continuar con sus planes para convertirse en líder también en la Argentina.

En la Argentina, Sadia posee una distribuidora de sus productos importados de Brasil en la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz.

Antes de la puesta en funcionamiento de la ley antidumping dispuesta por las autoridades argentinas, importaba pollos a 75 centavos el kilo, que debieron pasar a 98 por la regulación.

En Brasil, tiene 11 plantas con una facturación anual cercana a US$ 2.800 millones.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades