Bosch: de autopartes a soluciones viales

¿Cómo evolucionará el tráfico, y en consecuencia los vehículos, en los próximos años? La firma alemana cree que hay que rediseñar la movilidad personal y avanzar hacia un concepto multimodal que incluya bicicletas y transporte público.

El negocio automotor de Bosch está migrando hacia la provisión de soluciones para la movilidad en su conjunto, abarcando innovaciones tanto para el auto conectado como para otras modalidades de transporte e infraestructura.  

 

En 2014, la división que investiga y desarrolla el futuro de la movilidad mundial generó ventas por 33.300 millones de euros, un alza de 8,9% que representa más del doble del crecimiento de la producción de vehículos en todo el mundo.

 

En el 62º International Automotive Press Briefing, Bosch desplazó la atención de lo que pasa abajo del capó del auto hacia una de las principales preocupaciones que afecta a las grandes ciudades: el tráfico vial.

 

El tráfico vehicular se reglamenta de acuerdo con los días pares e impares de la semana en ciudades como París y Beijing; se mueve a un promedio de 19 km/h en Londres y llega a los 5 km/h promedio en Bombay.

 

En este contexto, a partir de enero de este año, Bosch decidió cambiar el nombre de su área de negocio Tecnología Automotriz por Mobility Solutions.

 

Hace pocos días mostró en Alemania sus avances en Internet de las Cosas (IoT), conducción autónoma (vinculándolo con sustentabilidad y seguridad vial) y la electrificación vehicular. 

 

En 2014, Mobility Solutions generó ventas por 33.300 millones de euros, un alza del 8,9 % que representa más del doble del crecimiento de la producción de vehículos en todo el mundo.

 

Esta área reúne a una red mundial de 126 plantas de producción y 59 centros de ingeniería. Tiene una plantilla total de 205.000 empleados; entre ellos, más de 39.500 trabajan en I+D para desarrollar la movilidad del futuro.  

 

El placer y la sustentabilidad en el manejo ganan protagonismo  

¿Cómo evolucionará el tráfico, y en consecuencia los vehículos, en los próximos años? Si bien hay una estrecha relación entre las tendencias sociales y tecnológicas, los pronósticos son inciertos y es un error pensar que la evolución del mercado será lineal. Predecir el esquema básico de un posible cambio a largo plazo es la mitad de la historia; la otra mitad es prepararse para la volatilidad de los mercados. Para esto, Bosch prevé dos escenarios:  

 

•   El placer de manejar: más allá de las normativas, para muchos conductores manejar todavía se asocia con el placer. Para las economías avanzadas, esto significa que la demanda de vehículos estará impulsada por la innovación, mientras que en los mercados emergentes será impulsada por la adopción de los estándares de los países más desarrollados.  

•   Sustentabilidad: hay un endurecimiento de las normativas sobre eficiencia tanto en economías avanzadas como emergentes. La movilidad personal no sólo será regulada de manera más estricta, sino que tendrá que complementarse cada vez en mayor medida con otros medios de transporte.  

 

Nuevas tendencias  

No importa si la movilidad personal sigue creciendo o si se regula con más fuerza: en cualquiera de los dos casos, los sistemas tienden a la electrificación y el manejo será autónomo y conectado:  

 

•   Habrá normativas cada vez más estrictas para regular eficiencia y emisiones. Esto promoverá la electromovilidad con doble impacto: políticas más sustentables y mayor placer a la hora de manejar.  

•   El manejo autónomo hace que el tráfico en las rutas sea más eficiente pero, fundamentalmente, más seguro, ya que evita errores humanos (son causa de 9 de cada 10 accidentes). Al mismo tiempo, alivia el fastidio que experimentan los conductores cuando circulan en caravana a velocidad baja ofreciendo una nueva experiencia de manejo.  

•   La conectividad también ayuda a reducir el consumo: además de la mejora en la disponibilidad de información y entretenimiento móvil, ofrece información en tiempo real para evitar embotellamientos, entre otras ventajas.   Electrificación, automatización y conectividad son tres caminos de desarrollo complementarios que hacen que la movilidad personal sea más sustentable, segura y atractiva para el usuario.  

 

El camino al éxito comercial  

Bosch se está preparando para alinear el éxito tecnológico con el comercial.  

 

•   La electromovilidad es un hecho. Para 2020, Bosch espera reducir a la mitad el costo de fabricación de las baterías. Para entonces, se habrán instalado ya unos 3 millones de puntos de recarga en todo el mundo. Esto ofrece al mercado una base sólida para el crecimiento en la próxima década. En 2025, el 15 % de todos los vehículos nuevos tendrán un sistema de propulsión electrificado. Esto significa que hasta bien entrada la próxima década, el motor de combustión seguirá siendo la base para una movilidad eficiente: Bosch seguirá mejorando esta base para reducir el consumo de combustible de los motores diésel en un 10 % y un 20 % en los de nafta. Bosch tiene mucha experiencia para hacer que un sistema de propulsión alternativa sea un éxito, lo hizo con el motor diésel y quiere lograrlo con el sistema de propulsión eléctrica.  

 

•   El manejo autónomo llega a través de un mercado que se expande rápidamente: el mercado de sistemas de asistencia al conductor. Actualmente, la cifra de ventas de Bosch en este mercado está creciendo por encima del 33 % anual. El año pasado, por primera vez, la compañía vendió más de 50 millones de sensores prácticamente en su totalidad para los sistemas de asistencia al conductor. Este año, Bosch empieza la producción de nuevos sistemas de asistencia para estacionar, manejar en embotellamientos y para maniobras de esquive y giros con tráfico contrario.  

 

•   Por el lado de la conectividad, los datos recolectados se pueden usar para saber cuándo es necesario hacerle al vehículo un mantenimiento preventivo o cómo usar menos combustible. Esto es especialmente útil para las empresas de alquiler de vehículos y de seguros, ya que les permite gestionar sus flotas con mayor eficiencia y reduciendo costos por averías inesperadas. Además, Bosch está desarrollando soluciones completamente novedosas para el transporte urbano: por ejemplo, sensores MEMS (microelectromecánicos) instalados en playas de estacionamiento y conectados a internet para detectar si un lugar está libre, y en base a esto configurar en tiempo real un mapa online que reduzca el tiempo dedicado a buscar un espacio para estacionar (algo que representa cerca del 30 % del manejo en la ciudad).  

 

En 2014 Robert Bosch Argentina celebró 90 años de presencia en el país: el primer local de ventas de América Latina fue establecido por el fundador de la compañía en Buenos Aires, en 1924. Hoy en día el Grupo Bosch en Argentina emplea 252 colaboradores, comercializa una amplia gama de sus productos a través de sus unidades de ventas Automotive Aftermarket, Herramientas Eléctricas y Sistemas de Seguridad, y posee una unidad fabril, Bosch Rexroth S.A.I.C., ubicada en la localidad de Carapachay. En 2014, las ventas en el país ascendieron a 1,2 mil millones de pesos. La empresa acompaña la evolución del mercado y el crecimiento del país a través de nuevas tecnologías para consolidarse como proveedor líder de una amplia variedad de servicios, productos y soluciones innovadoras.  

 

 

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades