Ahold no logra descongelar los activos de Disco

Ahold, el grupo holandés de supermercados en medio de un escándalo contable por US$ 1.130 millones, sigue sin poder vender su cadena argentina. Esta semana, confirmó que no logra descongelar activos locales.

Según fuentes de Amsterdam, la empresa analiza opciones jurídicas. La mayor traba no proviene de Buenos Aires, sino de Montevideo. La jueza uruguaya Ana María Bello, en efecto, dispuso embargar activos, lo cual amenaza negociaciones para vender la filial argentina, junto con otras en Sudamérica.

Ahold precisa desprenderse de activos para recortar la deuda total. Pero sus vínculos con el clan Peirano –desde hace años envuelto en irregularidades de todo tipo- lo han puesto en la mira de Bello y otros magistrados a ambas orillas del Plata. En el caso de la empresa, el nexo crítico pasa por el Banco Montevideo y el grupo rioplatense Velox; ambos, liquidados.

“Arguyendo que prepara una presentación formal ante la justicia uruguaya, Ahold no quiere hablar del tema con la prensa”, señalan medios holandeses. Pero un allegado al grupo dijo que el asunto no le impedirá entregar la revisión del balance 2002 totalmente auditada, a fin de septiembre.

Este acto, que debió hacerse en abril, es clave para el futuro de la firma. Básicamente, porque la exige un consorcio de bancos para aprobar facilidades crediticias por € 2.650 millones (unos US$ 3.000 millones).

Según fuentes de Amsterdam, la empresa analiza opciones jurídicas. La mayor traba no proviene de Buenos Aires, sino de Montevideo. La jueza uruguaya Ana María Bello, en efecto, dispuso embargar activos, lo cual amenaza negociaciones para vender la filial argentina, junto con otras en Sudamérica.

Ahold precisa desprenderse de activos para recortar la deuda total. Pero sus vínculos con el clan Peirano –desde hace años envuelto en irregularidades de todo tipo- lo han puesto en la mira de Bello y otros magistrados a ambas orillas del Plata. En el caso de la empresa, el nexo crítico pasa por el Banco Montevideo y el grupo rioplatense Velox; ambos, liquidados.

“Arguyendo que prepara una presentación formal ante la justicia uruguaya, Ahold no quiere hablar del tema con la prensa”, señalan medios holandeses. Pero un allegado al grupo dijo que el asunto no le impedirá entregar la revisión del balance 2002 totalmente auditada, a fin de septiembre.

Este acto, que debió hacerse en abril, es clave para el futuro de la firma. Básicamente, porque la exige un consorcio de bancos para aprobar facilidades crediticias por € 2.650 millones (unos US$ 3.000 millones).

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades